viernes, 22 febrero 2019
18:57
, última actualización
Deportes

Ivan Basso se redime conquistando su segundo Giro de Italia cuatro años después

El italiano Ivan Basso (Liquigas) conquistó ayer en Verona su segundo triunfo final en el Giro de Italia tras confirmar su superioridad en una contrarreloj final que tuvo como vencedor al sueco Gustav Erik Larsson (Team Saxo Bank). El español David Arroyo (Caisse d'Epargne) y el también italiano Vincenzo Nibali (Liquigas) completaron el podio.

el 30 may 2010 / 19:54 h.

Basso el alzado por sus compañeros del Liquigas.

El italiano Ivan Basso (Liquigas) relegó al olvido el calvario que vivió en 2006 por su implicación en la Operación Puerto, y reanudó su historial victorioso al conquistar el Giro cuatro años después de su primera victoria en la carrera rosa, mientras el español David Arroyo (Caisse d’Epargne) conservó el segundo puesto por delante de otro italiano, Vincenzo Nibali (Liquigas).

Pese a terminar la etapa en el puesto 47, a 1:18 del vencedor, el talaverano conservó su privilegiada segunda posición en el podio después de la contrarreloj de 15 kilómetros que clausuró el Giro en Verona y en la que se impuso el sueco Gustav Erik Larsson con un tiempo de 20:19.

Basso cerró su gran actuación en el Giro con el decimoquinto puesto en la etapa y terminó el Giro con 1:51 de ventaja sobre Arroyo, 2:37 sobre Nibali y 2:50 sobre Michele Scarponi.

En ausencia del último vencedor del Giro, el ruso Denis Menchov, que ha apostado este año por el Tour de Francia, Basso dominó la ronda italiana en la última semana, la fase más dura de la carrera, tras enfundarse la maglia en la etapa del Mortirolo.

Basso, de 32 años, fue identificado en el mes de mayo de 2006 como uno de los ilustres usuarios de la red de dopaje dirigida por el médico español Eufemiano Fuentes y el Comité Olímpico Italiano (CONI) le impuso una sanción de dos años.

La victoria final de Basso, que partía con 1:15 minutos sobre David Arroyo, era segura a menos que ocurriera un accidente, pero se esperaba una emocionante lucha por los otros dos puestos del podio definitivo.

El talaverano tenía 1:41 sobre Vincezo Nibali y éste, a su vez, disponía de un solo segundo de ventaja sobre su compatriota Michele Scarponi, jefe de filas del equipo Androni Giocatolli.

El australiano Cadel Evans, consumado especialista contra el crono, estaba a 51 segundos del podio, pero el campeón mundial no tuvo su mejor día. Fue cuarto, a 22 segundos de Larsson, y se mantuvo en la quinta plaza.

El recorrido presentaba en su primera mitad un ascenso de casi cinco kilómetros al Torricelle, con una pendiente media del 4% y una máxima del 9%.

El británico Bradley Wiggins (Sky), ganador del prólogo en Amsterdam, partía como favorito, un año después de quedarse a un segundo de ganar la crono de Roma, pero el Torricelle y una sinuosa parte final del recorrido le dejaron sin opciones.

Desde mediada la jornada mandó en la tabla de tiempos Gustav Erik Larsson (Saxo Bank) con 20:19, a una media de 44,298 km/hora, seguido del lituano Ignatas Konovalovas (20:42). Nadie fue capaz de batir el tiempo del sueco, aunque el italiano Marco Pinotti se quedó a dos segundos.

  • 1