domingo, 16 diciembre 2018
07:45
, última actualización
Local

Izquierda Unida y "lo que digan las bases"

La federación de izquierdas debe de preguntar en referéndum a sus militantes si forma Gobierno y con quién.

el 12 feb 2012 / 16:09 h.

TAGS:

La posibilidad de un acuerdo de gobierno andaluz se considerará motivo inexcusable para la convocatoria de referéndum". Artículo 42 de los estatutos de los que la federación andaluza de Izquierda Unida se dotó hace cuatro años. Si llegado el momento, IU se plantea un Gobierno de coalición en Andalucía hablarán sus bases, todos los militantes que estén al día de sus cuotas. Lo que no está tan claro es si la palabra de los afiliados es vinculante o no. Eso depende de qué dirigente interprete los estatutos.


Es una de las preguntas que contestó Cayo Lara en el programa 59 segundos de Televisión Española. "Lo que diga la federación de Andalucía". Los periodistas de la mesa le interpelaron de todas las maneras posibles sobre un posible acuerdo con el PSOE y no dejaron de recordarle la alianza con el PP en Extremadura. El coordinador emplazó a lo que digan las bases aunque dejó claro que su partido peleará porque prevalezcan las políticas de izquierdas. Hasta ahí van a leer.

Esta es la campaña a la que se enfrenta IU. No habrá acto o rueda de prensa en la que Diego Valderas, candidato por Huelva, no deba responder sobre si habrá o no matrimonio con los socialistas. IU evitará ningún compromiso previo. Buscará diferenciarse de un PSOE que situará muy a su derecha. Su mensaje hacia el electorado defenderá la importancia de acabar con cualquier mayoría absoluta en el Parlamento andaluz. Desde IU defienden la importancia de "un Parlamento plural y útil" y de que prevalezcan las "políticas de izquierda" y aseguran que su relación con la derecha es "imposible". Navegarán entre la denuncia de 30 años de mayorías socialistas y la advertencia en contra de una mayoría absoluta del PP al estilo de la que ostenta Mariano Rajoy en Madrid y que tantos argumentos está dando a la izquierda en pocos meses.

Pero IU debe medir bien sus mensajes para no defraudar a sus electores o que tras la campaña, si llegado el caso pactan con el PSOE, se extienda la sensación generalizada de fraude. El escenario es complicado. No sólo porque la federación de izquierda está compuesta por una amalgama de fuerzas y familias con personalidades bien distintas (IU convive con la CUT y el PCA y a estos sectores el PSOE les da como mínimo sarpullido), sino también porque entre muchos de sus militantes sí que existe la sensación generalizada de que PSOE y PP son lo mismo.

Los dirigentes de IU en Andalucía declaran que en el partido lo tienen "claro al cien por cien" y exigen que los socialistas dejen de indicarles el camino. "Sabemos que en este momento no es responsable la más mínima cercanía con el PP pero eso no nos ata al PSOE. Es un partido que ha perdido el rumbo, su norte político y su capacidad de hacer políticas de izquierda", advierten. Gestos como el que ha trascendido esta semana y que, según contó Europa Press, llevó a la dirección socialista de Ferraz a escribir una carta inquiriendo sobre Sánchez Gordillo y la posibilidad de que el político de Marinaleda, diputado por Sevilla, boicotee cualquier acuerdo con el PSOE en Andalucía es "una estrategia equivocada, la peor", advierten. "Una gilipollez", avisan con claridad. "Ellos saben de sobra que no tienen mayoría absoluta en Andalucía y se dedican a meterle el dedo en el ojo a Izquierda Unida. Es de una soberbia y de un desprecio que al final puede costar caro", dicen. Efectivamente, la gente de la CUT ya ha pedido un gesto de desagravio.

Ahora todos están jugando a captar votos en la izquierda y a desacreditar al contrario pero deberían de medir bien sus palabras porque no se las lleva el viento. Quedarán en las hemerotecas y en la cabeza de muchos votantes que quieren saber a qué atenerse. IU en Andalucía trabaja con encuestas que le dan una horquilla de entre 7 y 11 diputados al Parlamento. Influirá la abstención, que consideran que perjudica sobre todo al PSOE porque los votantes de IU están mucho más movilizados. Y detectan "una caída imparable del PSOE" que también les beneficia porque consolida a IU como alternativa imprescindible a la izquierda. Pelean por el segundo diputado en Sevilla, Málaga y Cádiz. Y curiosamente pelean los restos con el PP. La campaña para IU es importante porque medio punto arriba o abajo puede suponerles mucho. Y además trabajan en serios contactos con organizaciones a su izquierda, desde el 15-M a movimientos de los llamados antisistema y organizaciones sociales. También calculan que UPyD puede obtener hasta dos diputados y ellos, dicen, sí que dejarán pasar al PP.

  • 1