viernes, 18 enero 2019
09:13
, última actualización
Local

La afasia tendrá su propia cátedra en la Universidad

Antonio Morera la impulsará de la mano del doctor Berthier, según anunció en la clausura.

el 16 oct 2014 / 00:56 h.

TAGS:

Sara Yuste, Chary Maldonado, Marcelo Luis Berthier e Iñaki Alonso en la clausura del encuentro. / J.M. Paisano Sara Yuste, Chary Maldonado, Marcelo Luis Berthier e Iñaki Alonso en la clausura del encuentro. / J.M. Paisano La difusión de la afasia es el reto y la obsesión que se ha marcado la Fundación ARPA en la persona de su presidenta, Chary Maldonado. Y qué mejor manera de contribuir a esta causa que crear una cátedra universitaria dedicada en exclusiva a este trastorno del habla. Ese fue el anuncio, a modo de colofón, que formuló en la clausura del Encuentro I+D+I en el sector sanitario el presidente del Grupo Empresarial Morera &Vallejo, Antonio Morera, en los siguientes términos: «Nuestro compromiso es que todo el que sufra un ictus tenga una respuesta, que no se sienta acabado. Y para ello vamos a impulsar en la Universidad, de la mano del doctor Berthier, una cátedra de afasia». Se infiere que ese curso de alto nivel lo impartirá el propio Marcelo Luis Berthier en la Universidad de Málaga, donde desempeña el cargo de director de la Unidad de Neurología Cognitiva y de Afasia, dependiente del Centro de Investigaciones Médico-Sanitarias (Cimes). El neurólogo, con más de tres décadas de experiencia en la investigación de la afasia, fue el encargado de clausurar la jornada en el Cortijo de la Gota de Leche. Y lo hizo sin ambages, dejando claro que se trata de una «tragedia personal, ya que el lenguaje es lo más importante que tenemos», por lo que su efecto es tan «devastador como el del cáncer o el sida», si bien «a la sociedad le importa poco;al afásico se le aparta sin más», dijo. Berthier recordó que «se dan 7.000 casos nuevos de afasia en España cada año», por lo que debería ser tan conocida «como el párkinson o la esclerosis múltiple». «Lamentablemente, los pacientes no tienen voz, una vía para reclamar lo que merecen», añadió el doctor, que concluyó con un mensaje de esperanza:«La persona afásica no va a hablar como antes pero sí puede comunicarse, tener una cierta calidad de vida y ayudar a otras personas que la padecen. El tratamiento puede ser eficaz cuando se aplica de forma racional e intensiva por profesionales», finalizó. Tras él intervino Sara Yuste, neuropsicóloga de ARPA Sevilla, quien desgranó el abanico de terapias que utilizan en la asociación: individuales (para «potenciar los ámbitos del lenguaje más dañados», y siempre mediante «tratamientos personalizados»), grupales (a nivel emocional, para «reconstruir el espejo roto y ayudarles a forman esa imagen de lo que ellos eran») e intensivas, que «ofrecen mejoras muy evidentes y significativas en muy poco tiempo». Yuste insistió en la idea de que «sí se puede mejorar, hay que seguir luchando, aunque es una batalla de por vida; el tratamiento tiene que formar parte de un estilo de vida». Chary Maldonado, presidenta de la asociación, se mostró «superemocionada» por verse rodeada de «personas que me han abierto este mundo que para nada conocía», a los que definió como «delfines que, cuando han salido del fondo, siguen luchando para que otros lo consigan». Tras dar paso al emotivo vídeo que comparte con su madre, paciente de afasia, recalcó que no vale «rendirse» y sí «poner granitos de arena para formar esta playa de la afasia».

  • 1