jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

La cumbre del clima de Durban prorroga Kioto pero con menos países

Dos días después de lo previsto, los 190 estados reunidos en Sudáfrica acuerdan negociar un recorte de emisiones sin aclarar su forma legal.

el 11 dic 2011 / 20:32 h.

TAGS:

Parte de los paises estarán obligados a adaptarse a Kioto.

Al final hubo acuerdo. Los representantes de los 190 países asistentes a la cumbre de Durban han aprobado prorrogar el Protocolo de Kioto hasta 2015 pero sin EEUU, Rusia, China ni Japón. El pacto llegaba tras dos semanas de arduas negociaciones y en la sesión plenaria del segundo día adicional de conversaciones para tratar de salvar la conferencia.
Este acuerdo significa que una parte de los países desarrollados tendrá que rebajar sus emisiones de gases a la atmósfera, de acuerdo con el actual Protocolo de Kioto, si bien, en dicho marco, no está EEUU, uno de los países más contaminantes, que nunca ha ratificado dicho tratado.

No obstante, la cumbre ha decidido posponer para el próximo año la decisión de definir el periodo de tiempo en el que estará en vigor de nuevo el Protocolo de Kioto, ya que el marco temporal estipulado actualmente expira el próximo año. Además, aplaza la configuración de un nuevo tratado, objetivo primitivo de esta cumbre, para el año 2015 y que entraría en vigor en 2020.

Sin embargo, la cumbre de Durban ha conseguido que, por primera vez, los países más contaminantes estén obligados a tomar acciones para reducir sus emisiones y, por ende, ralentizar el proceso de calentamiento global. Asimismo, han acordado la creación del Fondo Climático Verde para ayudar económicamente a los países más pobres en la lucha contra los estragos causados por el calentamiento climático.

La anfitriona, la ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica y presidenta de la cumbre, auspiciada por la ONU, Maite Nkoana-Mashabane, celebró el acuerdo: "Hemos venido aquí con un plan A y hemos concluido este encuentro con un plan A para salvar el planeta por el futuro de nuestros hijos y nietos".

Greenpeace en cambio señaló que se trata de "una victoria de los grandes contaminadores", en la que "perdían los ciudadanos". Opinión que compartió la Confederación Sindical Internacional (CSI), que mostró su "profunda decepción" por los resultados, pues en ellos se refleja que "la brecha" que existe entre la comunidad científica y las autoridades de los países "sigue creciendo".

  • 1