martes, 11 diciembre 2018
14:52
, última actualización

La dirección de IU en Córdoba se rompe a 4 meses de las municipales

Los dirigentes de la coalición en la capital se enfrentan al líder provincial y candidato a alcalde, Pedro García, y viran hacia la convergencia de Ganemos

el 07 ene 2015 / 21:06 h.

Imagen _AJL0510 copiaweb La dirección de IU, con Lara y Maíllo en el centro. A la derecha, Pedro García y Galileo Florido, en Córdoba. La guerra soterrada que anida en el Partido Comunista en Córdoba, cuna de IU en Andalucía y plaza simbólica de la formación en España, emergió ayer a la superficie con toda su virulencia, a cuatro meses de las elecciones municipales (24 de mayo). La dirección local, con el coordinador al frente, Galileo Florido, presentó su dimisión en bloque por «desacuerdos» con la dirección provincial, un gesto con el que querían desautorizar al líder provincial y candidato de IU a la Alcaldía en la capital cordobesa, Pedro García. Florido afeó ayer a su compañero el modo en que está gestionando el proceso de convergencia de cara a las elecciones municipales, se mostró crítico con la dirección provincial de IU –que está fuertemente respaldada por la regional–, y se presentó casi más próximo a la plataforma ciudadana Ganemos, que a la propia coalición de izquierdas. Fuentes de la dimisionaria dirección local de IU en Córdoba señalan que Pedro García, elegido candidato a alcalde sin pasar por un proceso de primarias abiertas a los simpatizantes (como pidió la dirección regional), «se ha agarrado al cartel electoral y tiene miedo de que en el proceso de convergencia con otras fuerzas pueda salir otro candidato». «Para no cumplir con los objetivos marcados como dirección cuando la asumimos en enero de 2012, preferimos dimitir y dejar que la dirección fluya», dijo ayer Florido a Europa Press, tras calificar de «tensa» la relación con el coordinador provincial. «Deberíamos tener una relación constante y cerrar una estrategia a cuatro meses de las municipales», se quejó el ya exlíder local de IU, tras lamentar que «la orientación no existe ni se nos permite a la dirección local orientar el proceso de convergencia». Florido subrayó que desde la conformación de «Ganemos Córdoba estamos desorientados y en situación de bloqueo», y apunta a la dimisión «como la única forma de desbloquear» el proceso por «el bien de IU». El Partido Comunista en Córdoba está dividido desde hace tiempo en dos facciones, una alineada con la dirección de José Manuel Mariscal (incluida la consejera Elena Cortés y la diputada por Córdoba Alba Doblas), y otra crítica. La elección de Pedro García, primero como coordinador provincial y luego como alcaldable, surgió como figura de consenso entre las dos facciones tras el último encontronazo. Ahora los críticos, concentrados en el ala local, le acusan de haberse arrimado a la cúpula del PC.

  • 1