viernes, 19 abril 2019
18:12
, última actualización
Local

La 'embajadora' de Alcalá recibe su medalla de oro

La hermandad del Rocío de Alcalá de Guadaíra, la "embajadora" de la ciudad según su alcalde, cumplió el lunes 25 años. Por ello, ocho hermanos mayores y varias generaciones se dieron cita para recibir la medalla de oro de Alcalá.

el 15 sep 2009 / 18:49 h.

TAGS:

La hermandad del Rocío de Alcalá de Guadaíra, la "embajadora" de la ciudad según su alcalde, cumplió el lunesr 25 años. Por ello, ocho hermanos mayores y varias generaciones se dieron cita para recibir la medalla de oro de Alcalá. Allí se reunieron el pasado, el presente y los anhelos del futuro.

Para celebrarlo, y antes de la ceremonia de entrega de la condecoración, los hermanos se reunieron en una misa de romeros para luego emprender su marcha hasta la casa consistorial. Especialmente emotiva fue la parada en la iglesia de San Sebastián, donde los pequeños, que asistían a la misa de 12, salieron a cantar al simpecado y todas las niñas llamadas Rocío le hicieron una ofrenda floral.

Numerosas hermanas ataviadas con la tradicional mantilla blanca acompañaron al simpecado en su recorrido por las calles del centro, entre ellas Rosario Domínguez, una de las hermanas fundadoras que orgullosa narraba las muchas visicitudes por las que han pasado durante estos 25 años. Rosario recordó aquellos días en los que "un grupo de alcalareños que llevaban tres años haciendo el camino con Camas decidieron constituirse en hermandad".

De esta manera nació lo que hoy día es un pujante grupo de devotos que ha echado raíces en la parroquia de San Agustín, con la que colaboran en estrecha unión y donde tienen su casa. Para Rosario, la corporación "todavía tiene el reto de agrandar la fiesta de la fe que es la peregrinación a la aldea almonteña de El Rocío". La llegada hasta el ayuntamiento alcalareño tuvo lugar sobre las dos de la tarde. Allí recibieron un sentido homenaje en el que se recordó la fundación, a lo que siguió la entrega de la réplica de la medalla de oro de la ciudad de Alcalá.

La portavoz municipal, Laura Ballesteros, tomó la palabra leyendo el acta oficial de la entrega de la medalla y felicitó a la hermandad asegurando que "han sido 25 años de trabajo encomiable y de esfuerzo por parte de los muchos alcalareños que la forman". También recordó a las otras hermandades, en concreto seis, que ya han recibido una medalla que se concede a toda organización alcalareña que celebre sus bodas de plata. La más reciente fue la Virgen de la Esperanza, a la que se le entregó hace dos años.

Todo un símbolo. El alcalde se refirió a la hermandad como la "embajadora de la ciudad que ha llevado con dignidad todos estos años el nombre de Alcalá por cada uno de los pueblos que atraviesa durante la romería". El hermano mayor, Antonio López, visiblemente emocionado, dirigió un breve y emotivo recuerdo para el fundador de la entidad, el párroco José Luis Portillo, que les prestó su actual sede para iniciar su andadura. "Han sido muchos años de lucha", confesaba con lágrimas en los ojos.

Luego llegó la apoteosis, ya que con la bajada del simpecado desde su flamante carreta para recibir la medalla el gentío allí congregado estalló en gritos de júbilo. Una salve y tres vítores por Alcalá pusieron punto y final al acto, vivido por intensidad por una corporación que ayer vivió uno de los días más felices de su existencia.

  • 1