domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Economía

La empresa andaluza tiene 3 años para amarrar la máxima ayuda a la inversión

Las grandes compañías podrán subvencionar el 15%, pero las pequeñas tendrán un trato preferente y podrán alcanzar hasta el 35%; el 20% para las medianas. A partir de 2018 Bruselas las bajará al 10%.

el 21 may 2014 / 23:57 h.

El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, en una imagen de archivo. / EFE El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, en una imagen de archivo. / EFE La Comisión Europea (CE) dio ayer el visto bueno al mapa de concesión de ayudas regionales a la inversión de las que podrán beneficiarse las empresas de cada una de esas regiones para el periodo 2014-2020. Según la comunidad autónoma a la que pertenezcan –y en función del grado de convergencia que éstas presenten–, tendrán un trato diferenciado, con especial atención a las zonas más desfavorecidas o ultraperiféricas. En este conjunto solo se enmarcan dos regiones españolas: Extremadura y las Islas Canarias, que podrán subvencionar hasta el 25 y el 35 por ciento de los proyectos, respectivamente. En el caso de Andalucía, cuyo PIB per capita ya se sitúa por encima del 75 por ciento de la media comunitaria –lo que significa que ha dejado de ser región Objetivo 1 o preferente–, Bruselas ha recogido una de las reclamaciones planteadas para que la andaluza, junto a otras dos comunidades, mantenga un estatus transitorio para evitar perder de golpe todas las ayudas. De esta manera, y «con el fin de facilitar una transición sin problemas», Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha mantendrán una «intensidad de ayuda» del 15 por ciento hasta finales de 2017. Es la cantidad subvencionable (de ayudas públicas) que podrán recibir las empresas sobre el coste total de la inversión. A partir de esa fecha, y para los siguientes tres años hasta el fin del presente marco presupuestario, se aplicará una rebaja en las ayudas que la Comisión Europea no concretó, si bien podría situarse en el 10 por ciento, que es la tercera categoría máxima que fija Bruselas para España y que tiene en consideración «la elevada tasa de desempleo». En virtud de este criterio –que permitirá que un tercio de la población española tenga acceso a estas ayudas regionales a la inversión– se podrán acoger Asturias, Cantabria, Castilla y León (excepto Soria), Comunidad Valenciana (salvo Valencia capital), Murcia, Ibiza, Formentera, Menorca, Ceuta yMelilla, así como zonas de Huesca y Zaragoza (excluyendo la capital zaragozana), Cataluña, Mallorca, La Rioja, Comunidad de Madrid, Navarra y el País Vasco, detalla la nota de la Comisión. Bruselas realiza un apunte importante del que deben tomar buena nota las pymes andaluzas, ya que ese 15 por ciento de subvención se corresponde con iniciativas que promuevan grandes empresas, pero si es una compañía de tamaño mediano la que lo desarrolla, la ayuda pública se eleva hasta un máximo del 25 por ciento del desembolso total y, en el caso de las pequeñas empresas, éstas se verán beneficiadas con un respaldo que puede alcanzar hasta el 35 por ciento. Jarro de agua fría. La Junta de Andalucía recibió ayer el resultado de la negociación que ha liderado el Gobierno central con «cierta decepción», puesto que confiaban en que la comunidad andaluza saliera mejor parada si se atendían criterios como la elevada tasa de paro de la región –actualmente se sitúa en el 34,94 por ciento de la población activa–, aunque y, a falta de un análisis detallado del resultado, no se ha dado el peso que se reclamaba desde Andalucía. Según fuentes de la Administración autonómica, la primera reacción ha sido de «decepción», si bien señalan que, a falta del análisis más profundo que ofrecerán hoy, en 2016 está previsto que Bruselas realice una revisión de los índices de convergencia de las distintas regiones con la media comunitaria, lo que podría aportar novedades si Andalucía vuelve a perder posiciones. La CE reconoce, sin dar detalle, que según la comunidad, hay casos en los que el porcentaje de ayuda subvencionable se ha reducido «hasta en 5 puntos porcentuales». Las ayudas. LA CE ha aprobado el mapa de concesión de ayudas regionales a la inversión de España para el periodo 2014-2020, que define las regiones que pueden acogerse a estas ayudas y establece los importes máximos (llamados «intensidades de ayuda») para las empresas de las regiones subvencionables. Este mapa estará en vigor entre el 1 de julio de 2014 y el 31 de diciembre de 2020. Población. Las regiones beneficiarias suman una población total de 32,25 millones de personas, lo que representa el 68,59 por ciento de la población del país. Las regiones más desfavorecidas –Extremadura y las Islas Canarias– representan el 6,9 por ciento de los españoles. Horquilla. En función del tipo de región y su convergencia con el PIB per capita comunitario, las ayudas que pueden concederse a los proyectos de inversión regional realizados por las grandes empresas oscila entre el 10 y el 35 por ciento de los costes totales de la misma. Pymes. Los porcentajes anteriores pueden incrementarse en 10 puntos porcentuales para las empresas medianas y en 20 puntos porcentuales para las pequeñas empresas. Variación. Las intensidades máximas de las ayudas regionales a la inversión se han reducido «ligeramente» –afirma la CE– en comparación con los mapas de ayudas anteriores (en hasta cinco puntos porcentuales en algunos casos, según la región). Cobertura. Por su lado, la cobertura de la población ha aumentado del 59,6 por ciento anterior al 68,66 por ciento en el actual mapa.

  • 1