lunes, 25 marzo 2019
12:54
, última actualización
Local

La entrega de los A400M se retrasa al menos hasta 2012

2009 no ha empezado bien para uno de los proyectos industriales de referencia para Sevilla, el avión de transporte militar A400M. EADS ha anunciado una reorganización completa del programa que generará, entre otras consecuencias, un nuevo retraso. La primera entrega se demora, al menos, hasta 2012.

el 15 sep 2009 / 21:05 h.

TAGS:

2009 no ha empezado bien para uno de los proyectos industriales de referencia para Sevilla, el avión de transporte militar A400M. EADS ha anunciado una reorganización completa del programa que generará, entre otras consecuencias, un nuevo retraso. La primera entrega se demora, al menos, hasta 2012.

Y eso si no se producen nuevos contratiempos. El consorcio aeronáutico europeo EADS ha anunciado un exhaustivo reajuste en el programa de este avión militar que se monta en San Pablo, junto al aeropuerto sevillano. Los efectos más visibles se traducirán, por un lado, en una nueva demora -otra más- en la entrega del primero de estos aparatos a las Fuerzas Aéreas Francesas. En este caso, se producirá tres años después de que el A400M realice su primer vuelo, un hito que tenía que haber cumplido a finales de 2008, tras posponer varias veces la fecha.

Pero el caso es que, a día de hoy, no hay ninguna previsión de cuándo se podrá ver en el aire este aparato, que tiene en el diseño y el desarrollo de sus motores turbopropoulsores su principal talón de Aquiles. Tras tantas fechas fallidas, la empresa ha optado por no avanzar ninguna más hasta que sea segura.

Según las estimaciones de la compañía, si todo marcha sin más sobresaltos, como muy pronto Francia recibiría el primer A400M en 2012. La previsión inicial era que lo hubiera tenido en octubre de este año, si bien, posteriormente, se postergó esa intención a la primavera de 2010.

Aún no hay información de cómo se traducirá este nuevo varapalo industrial sobre las cuentas del grupo aeronáutico, que está encontrando obstáculos en todo lo que al programa del A400M se refiere. EADS ha rehusado plasmar estas dificultades en cifras, hasta no contar con un nuevo plan industrial en el que sea posible, de una vez, contar con los motores.

Además, queda pendiente ver cómo se soluciona la eventual petición de indemnizaciones por parte de los gobiernos clientes (entre ellos, España) a la compañía por los nuevos retrasos, una cuestión que podría lastrar aún más los números de este avión que ya nació con un presupuesto y un calendario muy ajustados.

Clientes como Alemania y Francia han expresado la urgencia por recibir los aviones encargados ante la necesidad de renovar su vieja flota de aeronaves de transporte militar. Ambas suman 110 del total de 192 encargos del A400M comprometidos hasta el momento.

De hecho, la nota informativa de EADS precisa que el consorcio ha iniciado las conversaciones con el grupo de las siete naciones que se convirtieron en clientes de este avión (englobados bajo la OCCAR, y que incluye a Alemania, Francia, Gran Bretaña, España, Bélgica, Luxemburgo y Turquía), para renegociar las condiciones del contrato, entre las que menciona específicamente algunas "características técnicas" de la aeronave. Pero no son las únicas cuestiones que traen de cabeza a la compañía.

Y es que el contrato (suscrito por 180 unidades y por importe de 20.000 millones de euros) se firmó a precio fijo -lo que significa que los contratiempos surgidos no se pueden repercutir en los clientes- y con un calendario extremadamente apretado para tratarse de un avión desarrollado desde cero y con unos motores nunca antes fabricados en Europa y que también arrancaron desde la nada a la par que la aeronave. Toda una cadena de despropósitos.

San Pablo. El denominado "nuevo enfoque" que EADS quiere imprimir al programa afecta, inevitablemente, a la actividad de la factoría de San Pablo, en la que se ensambla el aparato y donde se entregará al cliente final.

En noviembre pasado, la firma aeronáutica anunció que ralentizaba la producción del avión ante los escasos avances en los motores, alegando que de nada servía acumular piezas y aviones sin los sistemas de propulsión. En el nuevo planteamiento, Airbus Military (hasta hace semanas EADS-CASA y responsable del programa) "sugiere" no retomar la fabricación en serie hasta que se haya alcanzado una "madurez adecuada", basada en los resultados de los ensayos en vuelo. Un motor que, por cierto, cumplimentó su primera hora en el aire el pasado 18 de diciembre.

La firma aeronáutica precisa, no obstante, que está trabajando codo con codo con el consorcio responsable de los motores, integrado por las empresas europeas Rolls Royce, Snecma MTU y la española ITP, para poder determinar una fecha de vuelo satisfactoria.

En la Bolsa de París la noticia se dejó sentir y EADS sufrió el mayor descenso del CAC 40 en su apertura, con una caída del 4,46% al inicio de la sesión, hasta los 13,08 euros.

En la jornada de hoy, el presidente del consorcio aeroespacial europeo EADS, Louis Gallois, dará nuevos datos sobre la situación de la compañía ante distintos medios de comunicación europeos.

  • 1