lunes, 17 diciembre 2018
09:33
, última actualización
Economía

La exención del IRPF a rentas inferiores a 12.000 euros beneficia a 69.400 andaluces

pesar del efecto mediático de la medida, Gestha revela que son pocos los beneficiados. Como media en Andalucía, el ahorro será de 31,56 euros por contribuyente, y 2,19 millones en total.

el 28 feb 2014 / 23:45 h.

TAGS:

Agencia tributaria. declaracion hacienda 2008.De entrada, una aclaración que evite las sorpresas posteriores. No tener la obligación de declarar el IRPF por no llegar al mínimo de rentas exigido no quiere decir que no exista el derecho a reclamar los beneficios fiscales que correspondan. Es más, si la declaración no se presenta, incluso se pierden las devoluciones porque éstas no se efectúan de oficio. Un ejemplo: sin usted no llega a ese mínimo y decide no confesar sus cuentas con Hacienda, no se le devolvería el dinero correspondiente a la desgravación de la hipoteca, o del plan de pensiones, o cualquier otra. Teniendo presente este relevante detalle, la ampliación de la exención del IRPF (no tener obligación de pagarlo) a las rentas inferiores a 12.000 euros anuales anunciada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy beneficiará a 69.411 contribuyentes andaluces, según un informe confeccionado por el sindicato Gestha (Técnicos de Hacienda). Se trata, en todo caso, de una medida que entraría en vigor en el año 2015 –los ingresos de este ejercicio son los que se declaran en la primavera de 2016, coincidiendo con la tradicional campaña del IRPF–. Teniendo en cuenta que en la comunidad andaluza declaran este impuesto 3.286.000 contribuyentes, el número de nuevos exentos es mínimo: apenas un 2,11 por ciento. Como sugieren en Gestha, un anuncio muy rimbombante, cuyo impacto mediático ha sido incluso más grande que la cifra de personas que se podrían acoger. En el caso del conjunto de España, calculan 401.422 si se incluyen asalariados y pensionistas con ingresos brutos de entre 11.121,2 y 12.000 euros anuales, que son los que actualmente tributan. «Sin embargo, los asalariados y pensionistas que reciben rentas del trabajo inferiores a 12.000 euros son más, ya que ascienden a 12 millones de personas en España, aunque no todos se verán afectados por esta nueva medida debido a que la mayoría, los que ganan menos de 11.121,2 euros, ya no tributan nada a Hacienda desde el año 2010», aclaran en el sindicato. Al tener en cuenta el importe promedio de las declaraciones del IRPF en Andalucía, cada uno de los 69.411 contribuyentes beneficiados obtendría un beneficio de 31,56 euros, precisa el estudio de Gestha. El coste total de la medida: 2,19 millones –más en el bolsillo de los ciudadanos, menos en las arcas de Hacienda–. En el caso del conjunto del Estado, 49,05 euros por ciudadano –por encima de Andalucía, pues superiores son las rentas que se declaran como media estatal y hay, asimismo, tramos autonómicos del impuesto– y 19,69 millones en total. Otro matiz. El número de personas beneficiadas incluye tanto a los declarantes del IRPF, como a las personas no declarantes aunque no estén obligadas a presentar la declaración –es decir, en general, aquéllas que con un solo pagador ganan menos de 22.000 euros brutos anuales y las que, con más de un pagador, perciben menos de 11.200 euros al año–, «cualquiera que sea la retención que soporten hasta la fecha». «Pese al eco mediático que tuvo el anuncio realizado por el presidente Rajoy, los Técnicos de Hacienda recuerdan que actualmente la práctica totalidad de estos colectivos están exentos del pago del IRPF, como son los pensionistas con más de 75 años que realizan la declaración individual o las parejas con dos hijos que presentan la declaración conjunta, casos en los que el mínimo exento supera los 12.000 euros brutos anuales». Tal dispensa fiscal también se da, de hecho, en buena parte de los contribuyentes con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento. El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, indica que «el anuncio fiscal del presidente ha estado envuelto de cierta ambigüedad y confusión, por lo que deberemos estar muy pendientes de lo que finalmente se apruebe en la reforma fiscal que se conocerá en marzo. No se descarta que se eleven los mínimos personales por hijos y por los ascendientes y personas con discapacidad que convivan con el contribuyente».

  • 1