La familia del parricida de Dos Hermanas acudió "desesperada" a Salud Mental

Los forenses consideran que la hermana fue la primera que sufrió un ataque sorpresivo y que los padres fueron atacados después.

el 19 nov 2014 / 13:27 h.

luis-briz-dos-hermanas-parricidaLos padres y la hermana del acusado del triple parricidio de Dos Hermanas (Sevilla) acudieron pocos días antes de ser acuchillados a salud mental "desesperados" por la evolución de la esquizofrenia paranoide que sufría su familiar, que no sabía lo que hacía ni lo que quería cuando los acuchilló. Según dos psiquiatras del Instituto de Medicina Legal que han declarado en el juicio que se sigue en la Audiencia de Sevilla contra Luis Miguel Briz Torrico, de 34 años, el acusado tenía "anuladas" las capacidades cognitivas y volitivas y no sabía lo que hacía ni quería cuando mató a su hermana y a sus padres el 28 de febrero del 2013. Los médicos han recordado que a mediados de ese mes fueron a salud mental "desesperados" y tras haberlo internado en un psiquiátrico dos meses antes. En octubre y diciembre del 2012, el acusado estuvo en un psiquiátrico por los brotes esquizofrénicos que padecía, que se caracterizaban por que creía que toda la sociedad estaba contra él, especialmente la familia, a la que atribuía un trato humillante, de desprecio y de minusvaloración, según los psiquiatras. El acusado fue diagnosticado en el 2003 pero en el 2011 dejó la medicación, cuando regresó la sintomatología "llamativa" de persecuciones, han señalado los médicos antes de precisar que él tiene una "ausencia completa" de que padece una enfermedad. Como ejemplo de ese sentimiento de ser perseguido, los psiquiatras han explicado que el acusado puso en pocas semanas numerosas denuncias a los funcionarios de la prisión en la que ingresó tras ser detenido. Antes que los psiquiatras, han declarado los forenses que examinaron los cadáveres y han afirmado que los tres tenía heridas de degüello, la hermana una sola y sin signos de intentar defenderse y los padres varias en el cuello, el cuerpo y en las manos, lo que indicaría que se defendieron del ataque de su hijo. Los forenses consideran que la hermana fue la primera que sufrió un ataque sorpresivo y que los padres fueron atacados después. El acusado aseguró que mató con un cuchillo a sus padres y a su hermana porque actuaba en defensa propia, y ha reconocido que horas después del día en que los acuchilló mantuvo relaciones con una prostituta en un club. En su testimonio, insistió en que sus familiares le maltrataban física y psicológicamente desde pequeño y que sufría "paliza tras paliza" por cualquier motivo y que la relación con su familia era "oscura, lúgubre y tenebrosa". La Fiscalía pide 57 años de cárcel por tres asesinatos y una indemnización a los tres hermanos del matrimonio asesinado de 172.036 euros, y considera la eximente completa de enajenación mental, por lo que reclama que cumpla la condena en un hospital psiquiátrico. La acusación particular, que pide 60 años de cárcel, sostiene que el acusado no tenía su voluntad alterada y sabía "perfectamente" lo que hacía para acceder al dinero de sus padres, y ha solicitado 1,5 millones de indemnización para las dos hermanas y el hermano del matrimonio acuchillado. El abogado defensor, que considera que la acusación particular busca "la herencia" pendiente, ha enmarcado la muerte de los familiares en una "trágica pelea", y ha solicitado que el dinero de la familia se destine a una clínica psiquiátrica en la que puedan curar al acusado.

  • 1