jueves, 13 diciembre 2018
09:27
, última actualización
Deportes

La Junta, a favor de los clubes modestos

El consejero de Deportes, Luciano Alonso, rechaza la inspección laboral propuesta por el Gobierno Central.

el 10 oct 2014 / 10:39 h.

CEAR ( la cartuja ) rueda de prensa consejero de deportesFOTO INMA F Luciano Alonso, junto a los presidentes de distintas federaciones andaluzas. Foto: Inma Flores. El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, se posicionó ayer en Sevilla, en una reunión mantenida con varios presidentes de federaciones deportivas andaluzas, con los clubes modestos y el deporte base andaluz, ante el ataque continuo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, según entienden en la Consejería. En ese encuentro, celebrado en el Centro Especializado de Alto Rendimiento (CEAR) de La Cartuja, se propusieron una serie de actuaciones contra la decisión del Gobierno central de realizar inspecciones laborales a los clubes y entidades deportivas sin ánimo de lucro, con el fin de lograr su afiliación a la Seguridad Laboral, lo que podría conllevar la práctica desaparición de muchos de ellos. Alonso señaló que “desde el principio nuestra postura ha sido de absoluta disconformidad con una actuación que acabará con la universalización de la práctica deportiva, porque si hemos conseguido diversificar y ampliar las formas y el público que hace deporte, las modalidades deportivas o los espacios en los que se desarrolla la práctica, ha sido por la apuesta común por el deporte, de grandes y pequeños. Y sobre todo cuando hemos logrado que la sociedad al completo asuma los valores y beneficios de hacer deporte, hasta el punto de que Andalucía es la comunidad donde más ha crecido su práctica, el 42,3% de la población, y donde se registra mayor número de licencias deportivas, 564.000”. Esta medida supone limitar la figura del voluntariado y la obligatoriedad de afiliar a la Seguridad Social y abonar las correspondientes cotizaciones a aquellos deportistas, entrenadores, técnicos, monitores, preparadores físicos, etc siempre que exista una retribución por parte del club, por mínima que sea. “Si los costes para estas entidades aumentan, el resultado puede ser fatal para el deporte base, que ya se encontraba en situación de debilidad por culpa de los recortes o por el descenso del número de socios como consecuencia de la crisis”, añadió Alonso.

  • 1