lunes, 18 febrero 2019
16:47
, última actualización
Local

La Ley de Libertad Religiosa limitará el uso del ‘burka’

Caamaño rechaza el velo integral por seguridad y dignidad.

el 15 jun 2010 / 19:59 h.

TAGS:

El Gobierno aún trabaja en la futura normativa sobre libertad religiosa.

La polémica por el uso del velo integral en España se aviva. Ayer fue el ministro de Justicia, Francisco Caamaño del burka quien se mostró contrario al uso del por razones de dignidad y de seguridad en los espacios públicos, y anunció que la nueva Ley de Libertad Religiosa tratará de forma "general" lo relacionado con el uso de prendas religiosas en esos lugares.


El ministro fue preguntado por los periodistas sobre la decisión de varias ciudades catalanas -Lleida, El Vendrell, Barcelona y Tarragona- de prohibir el velo integral islámico (el burka y el niqab) en las instalaciones municipales. Como reflexiones "complementarias", Caamaño señaló primero que "no hay que crear un problema donde no lo hay: "El burka, como tal en España, no es uno de los grandes problemas".
En segundo lugar, explicó que el Gobierno sigue trabajando en la reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. "Allí abordaremos -explicó-, con carácter general, todo el fenómeno vinculado a la utilización de prendas que externalizan sentimientos religiosos y su utilización en espacios públicos".
El ministro indicó que se quiere hacer de manera "proporcionada y adecuada, y respetando, cosa que en mi opinión no hace el burka, la dignidad del ser humano en los espacios públicos y, particularmente, la dignidad de la mujer". La ley tendrá que adoptar medidas sobre qué ocurre con aquellos símbolos que impiden la identificación de personas en lugares públicos, y por tanto hay razones de seguridad.


Sobre el caso concreto de esos municipios, señaló que le parece "bien" que sus autoridades hayan ejercido sus competencias, y precisó que cada uno es "responsable de sus propios actos y deberán responder de ellos". "En todo caso -insistió- no parece que el burka sea el gran problema de la libertad religiosa en nuestro país. España es un país muy tolerante en estos asuntos y queremos tener esa Ley de Libertad Religiosa para que haya una regulación común, entre otras cosas para ordenar sabiamente y con carácter general este tipo de cuestiones".


Pidió buscar un criterio de proporcionalidad entre el espacio público en que se está, la actividad que se desarrolla y el sentimiento y la libertad religiosa, conscientes de que nunca se van a solventar todos los casos. "Para eso está -añadió- quien interpreta la ley y están los jueces que día a día también la proyectan en los tribunales".


Preguntado explícitamente por si se va a restringir el uso del burka o se va a prohibir, se remitió a lo que finalmente decidan las Cortes Generales, aunque matizó: "Nosotros creemos que hay elementos como el burka (y potencialmente otros atuendos) que son difícilmente compatibles con la dignidad del ser humano y, sobre todo, con elementos fundamentales en los espacios públicos como es la identificación". Puso el ejemplo de un profesor que necesita ver el rostro de sus alumnos para, por ejemplo, conocer cómo se encuentran psicológicamente.


Más radical. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue más allá y se mostró ayer a favor de prohibir el burka en toda España apelando a "la igualdad entre hombres y mujeres" y a la "conquista de los derechos de la mujer" que, según recordó, ha costado "mucho conseguir". "No soy partidaria del burka y yo sí, yo lo prohibiría completamente", afirmó rotunda De Cospedal, para añadir que "no se puede ceder" ante ningún tipo de convención cultural, étnica o religiosa.


En declaraciones en Punto Radio, recogidas por Europa Press, De Cospedal recordó que su partido fue el primero en plantear la prohibición del burka y que después otras formaciones como el PSOE se han querido "sumar a esa campaña" aunque "no al completo" porque se trata de apoyos en municipios o ciudades.


Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat de cataluña, Josep Lluís Carod-Rovira, advirtió ayer de que el uso del burka no se extingue sólo legislando, por lo que abogó por la mediación para acabar con el velo integral islámico. Mientras que el secretario general de ERC, Joan Ridao, consideró que la prohibición del velo integral en las dependencias municipales de algunos municipios es una "patología política".

  • 1