sábado, 08 diciembre 2018
18:26
, última actualización
Cofradías

La Macarena no firmará el acuerdo si no se le garantiza la seguridad

La ‘nueva’ Madrugá concentra en el eje Bacalao-Salvador el regreso de tres cofradías.

el 05 mar 2015 / 23:31 h.

TAGS:

La Virgen de la Esperanza Macarena a la salida de su Basílica la pasada Madrugá. / José Manuel Paisano La Virgen de la Esperanza Macarena a la salida de su Basílica la pasada Madrugá. / José Manuel Paisano La hermandad de la Macarena supedita su rúbrica en el acuerdo bianual de la Madrugá que hay sobre la mesa a que se garantice la seguridad en los nuevos recorridos. Es el requisito indispensable que trata de introducir en el documento que recoge los cambios experimentales para los próximos dos años. El punto caliente está en el eje Bacalao-Francos-Salvador, por el que este año discurrirían, una tras otra, las tres primeras cofradías de la jornada (Silencio, Gran Poder y La Macarena). El hermano mayor macareno, Manolo García, señaló ayer a este periódico que no firmarán el documento «si desde el Cecop o la autoridad competente no se les asegura por escrito que este punto cumple con todos los requisitos» para el tránsito de los cortejos procesionales y la concentración de público. «He acatado este último acuerdo pero me he abstenido hasta que haya un documento final de la autoridad competente que garantice una seguridad absoluta y que no habrá problemas para los más de 6.000 nazarenos de las cuatro cofradías [incluye también a Los Gitanos que estaría bajando desde la Encarnación por la calle Laraña]», advirtió García, quien además alertó de que «aquello puede ser una ratonera», pues «con cuatro hermandades tan juntas y las líneas de evacuación sin estar disponibles, si pasara algo, supondría un gran riesgo». En el acuerdo, que aún no han firmado los hermanos mayores, llevaría en este primer año al Silencio, El Gran Poder y La Macarena a realizar el mismo recorrido desde la Puerta de Palos hasta la plaza del Salvador generando una segunda Carrera Oficial en «un espacio muy reducido». El Gran Poder volvería por Cuna y la Macarena por Puente y Pellón, pero antes compartirían la misma senda, siguiendo los pasos del Silencio. Desde un principio, la corporación del Arco ha manifestado en las distintas reuniones su «enorme preocupación» por los problemas de seguridad que se derivarían de la masiva afluencia de público en este entorno. Pero no son los únicos. En San Lorenzo también tienen dudas. La hermandad del Gran Poder explicó que «acepta lo acordado» pero que tiene «incertidumbre». Su hermano mayor, José Félix Ríos, reconoció que «no es la más óptima pero entre los posibles es un punto de encuentro al que se ha podido llegar». Igualmente el máximo responsable de Los Gitanos, José Moreno, valoró que «no es la solución definitiva» y que «hay flecos que todavía no están amarrados». No obstante, apeló a la armonía imperante, a su juicio, para llegar a buen puerto «para que termine todo esto y se cierren los recorridos». En Triana tampoco las tienen todas consigo. «No sé si al final prosperará alguno de estos planes, pero lo cierto es que son experimentales y deben servirnos para llegar a un modelo definitivo que mejore los problemas de la jornada», señaló el hermano mayor trianero, Alfonso de Julios, quien destacó la mejora sustancial del tiempo de paso para su cortejo:«Pasamos de 65 a 86 minutos, algo trascendental para nosotros», concluyó. En el extremo más crítico se encuentra El Silencio. En declaraciones al programa Cruz de Guía de Radio Sevilla (Cadena Ser), su hermano mayor, Alberto Ybarra, reconoció abiertamente que estas intentonas está desuniendo a las hermandades: «Ahora cada uno va a lo suyo y así no tiene arreglo. Este acuerdo surge para contentar a dos hermandades», apuntó al tiempo que mostró su negativa a pasar por Daoiz, alargándose por Javier Lasso de la Vega y San Miguel. Tampoco agrada todo esto al Calvario:«Ni malo, ni bueno, ni regular, se ha hecho a última hora para solo dos año», resumía su hermano mayor, Alejandro Alvarado.

  • 1