jueves, 17 enero 2019
19:10
, última actualización

La plantilla de la base de Morón critica las "causas productivas" para el ERE

La empresa plantea otorgar a los despedidos 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

el 11 ago 2014 / 15:59 h.

Los trabajadores de la base aérea decidirán el jueves si vuelven a las protestas, como ya hicieran en 2010. / Javier Díaz Los trabajadores de la base aérea decidirán el jueves si vuelven a las protestas, como ya hicieran en 2010. / Javier Díaz La empresa 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), gestora del  mantenimiento de la base militar de Morón de la Frontera, ha  mantenido este lunes su primera reunión con sus trabajadores después  del anuncio de presentación de un expediente de regulación de empleo  (ERE) extintivo para 55 trabajadores de las instalaciones, lo que  supondría la eliminación de tres departamentos de pista, que  desaparecen del pliego condiciones del nuevo contrato, como son  abastecimiento de combustible, carga y descarga y parque móvil. En este marco, el presidente del comité de empresa, José Armando  Rodríguez, ha explicado a Europa Press que en el encuentro se ha  tratado el establecimiento de un calendario de consulta, que se ha  fijado con una reunión semanal y en distintas sedes, como la  Delegación de Empleo o la propia base. Además, los trabajadores han  pedido a la compañía que amplíe la información sobre las "supuestas  causas productivas que alegan, pero no han sido capaces", algo que  asegura que ocurrió en los mismos términos el pasado año cuando  alegaron causas organizativas para los despidos. Asimismo, la plantilla ha solicitado una relación de todos los  trabajadores para saber en qué categorías los tienen clasificados  desde la empresas, ya que creen que en función de esto estarán los  despidos. "Entendemos que a esas causas productivas acogen a sólo 55  porque los 70 u 80 empleados restantes serán acogidos seguramente a  otro ERE antes de que termine el año pero bajo otro concepto, el de  causas organizativas", lamenta. De este modo, José Armando Rodríguez deja claro que "ahora mismo  la solución es política" e insiste en que la Junta andaluza y el  Gobierno han de exigir que haya trabajo y empleo estable" por parte  de Estados Unidos en la base. Así, recuerda que el trabajo "se va a  seguir desarrollando, pero lo asumirán los militares". "Los militares que vienen a trabajar a Morón, cuando cumplen 20  años de servicio, tienen una pensión de alrededor de 20.000 euros al  mes, y con derecho a sanidad, pero Estados Unidos pretende indemnizar  a las personas civiles que llevan aquí trabajando incluso más años  con 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades,  alegando causas productivas", alerta, asegurando que se trata de un  "trato desigual". EL CONFLICTO DE LA BASE          La empresa gestora de los servicios civiles de estas instalaciones  militares ya promovió a finales de 2010 un primer expediente de  regulación de empleo "por causas organizativas", para extinguir 286  de los 594 puestos de empleo sujetos entonces a tales servicios.  Durante la negociación, la compañía y el comité de empresa acordaron  reducir a 150 el número de despidos, pero la destrucción de puestos  de trabajo quedó después rebajada a 119 personas al ser descubierto  que 31 de los trabajadores incluidos en el ERE habían causado ya baja  en la empresa, extremo que investiga el Juzgado de Instrucción número  15 de Sevilla. Ya en 2013, un año en el que Estados Unidos decidió ampliar su  presencia militar en la base de Morón de la Frontera con el  despliegue de 500 infantes de marina y ocho aeronaves, la empresa  promovió un nuevo ERE. En esta ocasión no medió acuerdo alguno y en  septiembre, 'VBR' consumó el despido de otros 66 trabajadores, toda  vez que pocos meses después, Estados Unidos ampliaba aún más su  presencia militar en Morón para sumar 850 infantes de marina y 17  aeronaves en estas instalaciones. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) declaraba "no  ajustado a derecho" el ERE de 2013 al atisbar incluso aspectos como  un "incremento de tareas en determinados departamentos", los 66  trabajadores despidos a través de este procedimiento recurrieron ante  el Tribunal Supremo a la búsqueda de la nulidad de los despidos, si  bien la plantilla afronta ahora un nuevo conflicto con este tercer  expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por VBR.

  • 1