martes, 11 diciembre 2018
07:30
, última actualización
Local

La plantilla deja el encierro por la presencia del alcalde

UGT estudia una huelga si el pleno no aprueba hoy un calendario de pago de las nóminas atrasadas.

el 14 dic 2011 / 21:11 h.

TAGS:

El delegado sindical de UGT en el Ayuntamiento, de espalda, se enfrenta al alcalde, al fondo, durante la asamblea.

El encierro que había convocado UGT ayer a la salida del trabajo en el Ayuntamiento palaciego para que los más de 450 empleados municipales reivindicasen el pago de las nóminas atrasadas, entre las que se cuentan la extra del verano, la de octubre y la de noviembre (además de la de diciembre y su extra, para las que no hay esperanzas), se inició finalmente casi a la hora prevista, pero no con los trabajadores, sino con el equipo de gobierno de Juan Manuel Valle (IP-IU), que anunció el día anterior su adhesión al encierro porque se considera una víctima más de la situación.

El delegado sindical de UGT, Manuel León, subido en un banco de la puerta del Consistorio, pidió que los presentes, alrededor de 300 funcionarios, votaran si comenzaban el encierro o, a la vista de que el alcalde se unía, marcharse. Por aplastante mayoría, optaron por esto último. Pero antes de levantar las manos, intervinieron varios trabajadores, entre ellos la ex coordinadora de Urbanismo, María Encarnación Caballero, para explicar que le parecía "ilógico" que el alcalde se encierre con los trabajadores cuando es él "el que tiene que pagar". "Si el alcalde se va encerrar en el Ayuntamiento, nosotros nos encerramos en otro sitio". Valle se hizo sitio entre la masa para explicar que las razones de su encierro eran exigir a la Junta el permiso para un préstamo de legislatura -no concedido por no subir lo suficiente los impuestos, lo que hubiera permitido aplicar un plan de saneamiento desde Diputación- y un plan de empleo.

Los sindicalistas de UGT, de acuerdo con que no podían encerrarse con el alcalde "que elude así sus responsabilidades" y que "donde debería encerrarse es en la Junta para conseguir el dinero", recondujeron la votación para decidir simplemente si se encerraban o no. Salió el no y todos se marcharon, emplazados al pleno de esta tarde en el que los sindicatos (UGT, CSIF y CCOO) han conseguido el acuerdo de los partidos para llevar una moción en la que se exige la prioridad del pago de sus nóminas a ningún otro gasto municipal y un calendario de pago. El debate de fondo es qué se considera pagos extras. Mientras la mayoría de la plantilla -y los sindicatos UGT y CSIF- exigen que se paguen las nóminas antes que a Endesa o a Aguas del Huesna, el equipo de gobierno -y CCOO- entiende que "no se puede paralizar el Consistorio".

De modo que el pleno se prevé polémico porque será el escenario en el que todos -partidos, sindicatos y empleados- expresarán su opinión. El delegado de CCOO, Juan Valle, a pesar de haber suscrito la moción junto a los demás sindicatos, opina que "donde hay que protestar es en la Junta", para lo que propone "una flota de autobuses en la que vayamos a Sevilla con el alcalde a la cabeza". Los responsables del CSIF no descartan pedir una huelga a todos los funcionarios. UGT, por su parte, tampoco descarta la huelga, pero como "último recurso".

  • 1