miércoles, 21 noviembre 2018
18:36
, última actualización
Local

La plataforma 'Muchopsoeporhacer' pide europeizar la respuesta socialista

Plantea que haya un candidato único a presidir la Comisión Europea en las elecciones de 2014 y un lista transnacional europea.

el 02 ene 2012 / 11:54 h.

TAGS:

La plataforma 'Muchopsoeporhacer' ha colgado esta mañana un nuevo  documento de debate, firmado por Juan Fernando López Aguilar, en el  que se plantea europeizar la respuesta socialista a la crisis ya que,  según aseguró a Europa Press el eurodiputado, el "directorio  conservador" de Merkel y Sarkozy "no está sacando a Europa de la  crisis" sino que está "imponiendo recetas" que la convierten en una  "agonía".

El documento se titula "La acción exterior y global en el futuro  del PSOE: Internacional Socialista y Partido Socialista Europeo". En  él se plantea que haya un candidato o candidata único para presidir  la Unión Europea en las elecciones al europarlamento en junio de  2014, así como una lista trasnacional europea.

También propone relanzar el papel de la Internacional Socialista  que "debe emerger cuanto antes como una organización internacional  reconocible por sus valores y por su coherente significación con los  mismos" y propone la "inclusión de mecanismos para evitar la  presencia de organizaciones que justifiquen, apoyen o legitimen a  regímenes no democráticos". El citado documento se trata del cuarto  foro impulsado en el marco de la iniciativa 'Muchopsoeporhacer'.

VE NECEARIA UNA PROPUESTA "PLANETARIA" PARA RENOVAR LA ONU

El texto comienza recordando que la "globalización" ha sido  "eficazmente descrita con la escala definitiva de lo humano". Por lo  que su autor plantea que sean global y "planetarias" la propuestas  para la renovación de la ONU, así como su "constelación de organismos  vinculados, FMI, BM, OCM, OIT, ASN y, por descontado, Consejo de  Seguridad", así como la "definitiva cristalización del G20".  

López Aguilar expone que las iniciativas que apuntan a esos  objetivos "apenas germinan como ideas motrices de ese horizonte por  inventar", pero cree que sea cual sea el escenario, será precisa una  "escala política de respuesta socialdemócrata comprometida con  valores" como la sostenibilidad, la remoción de las desigualdades e  injusticias globales y en la lucha contra el hambre y la pobreza.

Plantea, también que el "escalón europeo" haya una propuesta  socialdemócrata de "integración continental coherente con los valores  proclamados, cada vez más imperceptibles en su plasmación en la  práctica".

En su opinión y desde el punto de vista socialista, es necesario  acometer dos retos. En primer lugar sería necesario asegurarle "de  una vez por todas" al Partido de los Socialistas Europeos una  articulación organizativa y propositiva "eficaz" ya que considera que  el PSE, en la actualidad, es una "vaga estructura asociativa de  fuerzas socialdemócratas"

CARACTER VINCULANTE DE LAS CONVOCATORIAS DEL PSE

Para ello, plantea que tengan "carácter vinculante" sus  convocatorias, conferencias, debates y una mayor regularidad en la  fijación de su posiciones. En su opinión, es "inaplazable" apostar  por la "federalización" del Partido Socialista Europeo superando la  conformación por "cuotas y participaciones financieras" y  favoreciendo la "afiliación directa y la democracia participativa de  sus afiliados en sus conferencias, congresos y convenciones  temáticas".

En este contexto, ve necesario "comprometer la unidad de propuesta  y campaña electoral a favor de un candidato/a progresista a presidir  la Comisión mediante una lista transnacional europea en las  elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2014".

En segundo lugar, pide potenciar la Internacional Socialista capaz  de deliberar y formular una política progresista "en relación con la  estructura de las desigualdades globales y con la redistribución de  sus oportunidades de conformidad a criterios justicia y equidad".

POTENCIAR LA INTERNACIONAL SOCIALISTA  

López Aguilar cree que la  Internacional Socialista debe "emerger cuanto antes" como una  organización internacional "reconocible por sus valores y por su  coherente significación con los mismos". Recuerda, en este punto, que  su historia, desde su fundación en 1864 en Londres, está surcada de  "episodios, discontinuidades y conflictos".

Cree que la Internacional Socialista ha venido "disolviendo su  perfil" por la "acumulación de influjos y adherecias cada vez más  heterogéneas" hasta perder toda significación. Por esta razón, dice,  "proponemos la inclusión de mecanismos para evitar la presencia de  organizaciones que justifiquen, apoyen o legitimen a regímenes no  democráticos".

Pero, advierte que, sobre todo, "hace falta incorporar la  dimensión externa y la acción exterior de la política socialista de  manera definitiva, en la cultura, en la actitud y en los  comportamientos de la dirección del PSOE para lo sucesivo, sin  billete de vuelta ni condiciones".

Para argumentar su afirmación aporta varias razones, entre ellas,  que "el ADN socialista será supranacional e internacionalista o  simplemente no será" porque las respuestas de los socialistas frente  a los problemas ya no pueden ser "localistas, proteccionistas o  domésticas". Tampoco, añade, "pueden primar como objetivo la  cobertura de clientelas enfrentadas no ya con la historia sino con  nuestros valores proclamados".  

En este sentido, cree que la aproximación socialista a los  conflictos materiales debe caracterizarse por la "apertura de mente y  la visión internacionalista".

En los comportamientos, considera que "habrá que asumir de una vez  que ya nunca volveremos al tiempo de los liderazgos domésticos,  introspectivos, identitarios o monoculturales".

Cree que el "liderazgo del PSOE" debe estar preparado para  consumir tiempo fuera y cree necesario asumir que "no saldremos de  ésta si no es participando y asumiendo compromisos en espacios de  integración de la pluralidad de los condicionamientos, de la  diversidad de intereses legítimos y de la complejidad de factores  componentes de cada ecuación a resolver, en modo que cada proceso sea  en sí mismo incluyente y, con todo, resolutivo".

"Ello quiere decir comprometerse a estar allí y a participar a  fondo, así como a asumir la cuota alícuota de responsabilidad en la  explicación, despliegue y ejecución de sus estrategias compartidas,  tanto desde la acción de gobierno como desde la oposición", añade.

Finalmente, deja claro que "ninguna soberanía hoy, sea lo que  quiera que esto sea, tampoco la del ideario progresista y socialista  en la globalización, es ya lo bastante útil ni es lo bastante  relevante como para que se sostenga al margen de un ejercicio  continuado y exigente de diálogo y compromiso con quienes pueden  apoyar la concreción ejecutiva de nuestros valores y principios".

  • 1