viernes, 22 marzo 2019
15:03
, última actualización
Local

La población de Sevilla se estanca un año más

Sevilla continúa por debajo del umbral de 700.000 habitantes, pese al ligero incremento de población experimentado el último año. El censo publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) le otorga 699.759 habitantes. En su conjunto la provincia crece en 26.194, situándose en 1.875.462 habitantes, aunque es desbancada, por primera vez, por Alicante (1.891.477).

el 15 sep 2009 / 20:31 h.

TAGS:

A. Villar / O. Granado

Sevilla continúa por debajo del umbral de 700.000 habitantes, pese al ligero incremento de población experimentado el último año. El censo publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) le otorga 699.759 habitantes. En su conjunto la provincia crece en 26.194, situándose en 1.875.462 habitantes, aunque es desbancada, por primera vez, por Alicante (1.891.477).

La capital hispalense no consigue superar la barrera de 700.000 habitantes, de la que disfrutaba desde 1998 y que perdió en el censo publicado el año pasado. No obstante, continúa como la cuarta del país, por detrás de Madrid (3.213.271), Barcelona (1.615.908) y Valencia (807.200), y por delante de Zaragoza (666.129), todas ellas ciudades con incrementos en el periodo.

El lento crecimiento implica que la capital hispalense deje de percibir importantes ingresos y que siga perdiendo peso con respecto a su corona. De hecho, los 45 municipios del área metropolitana -sin contar a Sevilla- suman ya 771.964 habitantes, frente a los 751.069 del censo anterior. El área metropolitana volvió a absorber la mayor parte del incremento de la población en la provincia, con más de 20.000 nuevos habitantes. En total, los 46 municipios de la aglomeración urbana siguen rozando el millón y medio de habitantes, pero sin alcanzarlo, con 1.471.723. Hasta 11 municipios tuvieron más altas en sus padrones que la capital hispalense.

De todas maneras, al contrario que ocurrió con los anteriores censos, en esta ocasión, Sevilla sí experimenta un incremento de la población, aunque sea tímido, ya que pasa de 699.145 a los citados 699.759 habitantes. Pero, el hecho de no llegar a los 700.000 supone una importante cantidad de dinero que no llega a las arcas municipales. Una cuarta parte de los presupuestos municipales están basados en las transferencias corrientes que en su mayor parte proceden del Estado.

De éstas, tanto la partida procedente del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que depende del número de censados, como los tributos correspondientes al IVA y a los impuestos especiales del tabaco y el alcohol -que se calculan por una fórmula en la que puntúa el porcentaje de la población de la ciudad respecto a la comunidad autónoma- están relacionadas con la demografía. No obstante, la edil de Hacienda en Sevilla, Nieves Hernández, manifestó ayer que esta permanencia por debajo de los 700.000 supondrá "una afectación mínima" para las próximas cuentas en cuanto a ingresos, igual que ocurrió, según su versión, con las actuales.

En total, España creció en casi un millón de habitantes, al pasar de 45.200.737 en el anterior censo a 46.157.822 en el publicado ayer con datos recibidos por el INE hasta el 1 de enero de 2008 y remitidos por las propias administraciones locales. De este modo, la población subió en todas las comunidades autónomas, especialmente en Baleares, Castilla-La Mancha, Madrid y la Comunidad Valenciana. En total son 957.085 personas más empadronadas que un año antes, lo que se traduce en un incremento del 2,12%.

En términos absolutos Andalucía es la comunidad autónoma más poblada, con 8,2 millones de personas, por delante de Cataluña (7,36), Madrid (6,27) y la Comunidad Valenciana (5,02).

  • 1