lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

La policía sospecha que los autores de las dos masacres se conocían

La policía de Finlandia sospecha que Matti Saari y Pekka-Eric Auvinen, los dos jóvenes que causaron sendas masacres en centros educativos en menos de un año, habían mantenido algún tipo de contacto, probablemente a través de internet o del correo electrónico.

el 15 sep 2009 / 15:47 h.

TAGS:

La policía de Finlandia sospecha que Matti Saari y Pekka-Eric Auvinen, los dos jóvenes que causaron sendas masacres en centros educativos en menos de un año, habían mantenido algún tipo de contacto, probablemente a través de internet o del correo electrónico.

Fuentes de la investigación han descubierto que tanto Saari, autor de la matanza de Kauhajoki, como Auvinen, el asesino de Jokela, compraron sus armas en la misma tienda de esta última localidad, donde residía el segundo, según publica el diario Helsingin Sanomat.

El jefe de la investigación, Jari Neulaniemi, declaró a EFE que "es muy posible que Saari y Auvinen hayan estado en contacto, aunque aún no tenemos pruebas de ello". De todos modos, Neulaniemi explicó que esta posible conexión "no es una prioridad cuando se están investigando diez asesinatos".

"Ahora mismo lo más urgente es continuar con los interrogatorios a casi 200 testigos, familiares y conocidos del asesino, y concluir la investigación técnica en el lugar del crimen", añadió.

La inspección del ordenador personal que la policía confiscó en el apartamento de Matti Saari podría confirmar si, efectivamente, éste mantuvo contacto con Auvinen. Sin embargo, Neulaniemi restó importancia al hecho de que los autores de las dos matanzas estudiantiles compraran sus armas en la misma tienda, ya que "ambos adquirieron sus pistolas de forma legal en un local legal".

Pero lo cierto es que las masacres de Jokela y Kauhajoki guardan una siniestra similitud. Tanto Auvinen como Saari usaron internet para expresar su odio contra la humanidad y colgar vídeos disparando sus armas.

Además, ambos irrumpieron en sus escuelas disparando de forma indiscriminada con una pistola calibre 22 adquirida legalmente en la misma tienda y los dos intentaron prender fuego a las escuelas antes de suicidarse de un disparo en la cabeza.

Por otro lado, la revista sensacionalista "7 päivää" (7 días) publicó ayer una entrevista con un supuesto amigo de Matti Saari a quien el asesino llamó por teléfono para despedirse justo después de cometer la masacre. "Nos saludamos normalmente y le pregunté cómo estaba. Él me dijo con voz totalmente tranquila que había disparado a diez personas en su escuela y que simplemente llamaba para despedirse de mí", afirma el amigo.

  • 1