lunes, 18 marzo 2019
20:19
, última actualización
Local

Las cuentas no salen en Gaza

Israel y Hamás han comenzado a hacer balance de resultados de la guerra que han librado en Gaza y, una semana después de proclamar cada uno el alto el fuego por separado, las cuentas no le salen a ninguno de los dos.

el 15 sep 2009 / 21:41 h.

TAGS:

Israel y Hamás han comenzado a hacer balance de resultados de la guerra que han librado en Gaza y, una semana después de proclamar cada uno el alto el fuego por separado, las cuentas no le salen a ninguno de los dos.

El Estado judío asegura que "ha cumplido sus objetivos" y el movimiento islamista que ha obtenido "una gran victoria" pero más allá del desequilibrio en el recuento de muertos -1.300 palestinos por 13 israelíes-, ambos juicios parecen falsos.

Israel ha dado un varapalo a Hamás aunque no ha logrado desalojar al movimiento islamista del poder en la franja, algo que le hubiera exigido más tiempo y más bajas, lo que a toda costa quería evitar.

Hamás tardará años en recuperarse de la pérdida de algunos de sus comandantes de más experiencia, y de la destrucción de buena parte de su infraestructura; arsenales, edificios en que centralizaba su administración y túneles por los que se aprovisionaba de armas. Inutilizar esas vías subterráneas era uno de los propósitos de la ofensiva de Israel, y aunque en cierta medida lo ha alcanzado, el jefe del Shin Beit, servicio de inteligencia interno, Yugal Dinkin, ha advertido de que Hamás podría rehabilitarlas en cuestión de meses.

Abu Obeida, portavoz de las Brigadas de Azedin Al-Kasem, el brazo armado de Hamás, ha declarado, además, que con independencia de los túneles -por los que la milicia recibe elementos para sus cohetes-, el movimiento islamista no renuncia a rearmarse por otros medios. El asunto centró el acuerdo que Israel y EEUU firmaron antes del alto el fuego para impedir el suministro armamentístico a Hamás.

Tampoco Hamás ha sacado nada en claro tras haber sido durante 22 días el principal blanco de continuos bombardeos israelíes por tierra, mar y aire en una ofensiva que pudo desencadenar un grave error de cálculo cometido por el movimiento islamista. Queda por saber si la matanza proporciona aún mayor respaldo popular a Hamás, que ganó en las últimas elecciones palestinas de 2006 y aprovechó la ocasión para pedir a la población de Cisjordania que iniciara la Tercera Intifada, tras las de 1987 y 2000.

Por otra parte, Hamás afirmó ayer en Gaza que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha iniciado su mandato con "mal paso", al pedir al movimiento islamista que acepte las condiciones del Cuarteto de Paz, que incluyen el abandono de la lucha armada y el reconocimiento de Israel. "El llamamiento de Obama a aceptar las injustas condiciones del Cuarteto -EEUU, Rusia, la ONU y la UE-, es un mal paso hacia la política norteamericana tradicional, que es la razón del sufrimiento de los palestinos", dijo a Efe el portavoz de Hamás en la franja, Fawzi Barhoum. "Obama debe apoyar la legitimidad de la causa palestina, parar los crímenes de la ocupación (israelí) y reconocer el derecho de los palestinos a la autodefensa", añadió.

  • 1