miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

Las operaciones de estética han disminuido hasta un 60% en el último año

"Mucho no, muchísimo". Así de claro habla el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, Ezequiel Rodríguez, sobre el impacto de la crisis económica en el sector, con una caída estimada del 40% en el número de operaciones realizadas el año pasado.

el 17 jul 2010 / 19:16 h.

TAGS:

Este porcentaje puede alcanzar, en zonas como el Levante español, el 60%, asegura el presidente de la citada sociedad, quien prefiere poner buena cara al mal tiempo. "Vamos a ver cómo aguantamos el chaparrón", comenta Rodríguez. Un chaparrón de malas noticias para un sector, el de la medicina y la cirugía estética, que antes del estallido de la crisis, en 2008, había vivido unos años de bonanza como nunca antes. Ese año, se hicieron en España más de 400.000 operaciones, cifra que en 2009 no superó las 300.000, según Ezequiel Rodríguez.


El doctor Juan Manuel Monreal, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica, habla, por ejemplo, de un "desplome" en las operaciones de pecho, que en 2009 registraron una caída superior al 50 %. Tan importante disminución, agrega Rodríguez, se tradujo en una facturación en torno a los 150 millones de euros en 2009, frente a los más de 240 del año anterior.

Hasta la irrupción de la crisis, en torno a un 10% de españoles entraba cada año en un quirófano para mejorar su aspecto físico. Esto situaba a España en la cabeza del ranking europeo en operaciones de estética, y en el cuarto país del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos, Brasil y Argentina.

Hay incluso quien, como el doctor J. Víctor García Giménez, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (Semcc), habla de una situación que era vivida con una cierta "alegría". El auge de la cirugía estética en los años de bonanza económica y su consideración como un gasto más en muchos hogares explican que, para calcular la inflación anual, fuera incluido en el IPC como un artículo de consumo más.

Existe unanimidad en señalar como causa principal de tan negro panorama "el cierre del grifo de la financiación bancaria", afirma Ezequiel Rodríguez. "Falta financiación", se lamentan también en Corporación Dermoestética. García Giménez, presidente de la Semcc, asegura que antes de que los nubarrones se transformaran en tormenta, "era muy fácil acudir a un banco y, con la nómina como garantía, obtener un préstamo de seis mil, nueve mil euros o, incluso, más con los que pagar cualquier operación. Luego, el dinero se podía devolver a cómodos plazos", recuerda este profesional de la cirugía estética. "Ahora, ni nómina ni ningún otro aval; es imposible conseguir un crédito personal", concluye Ezequiel Rodríguez.

Hasta que la crisis pusiera fin a un prolongado periodo de alegría en el gasto, siete de cada diez pacientes eran mujeres. Se trataba de chicas de entre 20 y 30 años, que acudían a bancos y cajas de ahorro para pagarse un aumento de pecho, un retoque en la nariz o una liposucción. "Ahora, su situación laboral es menos estable, y por eso han aparcado la operación hasta que lleguen momentos mejores", comenta el doctor Juan Monreal. En este sentido, Monreal concluye que, en su opinión, ese "crédito para todos" de años anteriores explica "la popularización" de la cirugía plástica, que es ya "un producto accesible, no exclusivamente para una minoría, como ocurría antes".

La demanda no disminuye.
"Demanda hay, lo que no hay es dinero", afirma el presidente de la Semcc, el doctor J. Víctor García Giménez. Esta idea es confirmada por Corporación Dermoestética, compañía líder de servicios de belleza y salud, que afirma que "sí, existe una crisis de consumo, que no de demanda". En este sentido, García Giménez apunta que "la gente no ha perdido las ganas de estar mejor, de verse mejor, porque la imagen sigue siendo muy importante en nuestras vidas. Además, sigue y seguirá habiendo espejos en nuestras casas". Según este profesional de la estética, "la gente, el público en general, sigue sintiendo el deseo de mejorar su aspecto físico. Lo seguimos viendo en las consultas. Vienen a pedir consejo, información, un presupuesto... El problema llega después, cuando van al banco y comprueban que el grifo del dinero, antes de caudal abundante, sigue cerrado".

  • 1