Limones, alcalde de Alcalá: «No voy a entrar a valorar grabaciones que, como poco, resultan inicuas»

El regidor alcalareño compareció ayer en el pleno ordinario de mayo, donde pidió que sus declaraciones sobre ACM fueran recogidas íntegramente

el 16 may 2014 / 00:37 h.

Alcalá celebró este jueves su pleno ordinario de mayo. Foto: El Correo Alcalá celebró este jueves su pleno ordinario de mayo. Foto: El Correo El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra celebró este jueves el pleno ordinario correspondiente al mes de mayo con un orden del día de 22 puntos, y en el que uno de los aspectos más destacados fue la declaración del regidor alcalareño, que pidió que constara íntegramente en el orden del día de la sesión plenaria. Durante su intervención, Antonio Gutiérrez Limones aseguró que «“durante los últimos 19 años he tenido el honor de ser alcalde de mi ciudad, y nunca durante estos dos decenios Alcalá fue presentada ante la opinión pública por asuntos judiciales o ilegales», refiriéndose a las informaciones publicadas recientemente sobre la grabación del contable de la ya extinta empresa Alcalá Comunicación Municipal (ACM) que la Fiscalía del Tribunal Supremo se encuentra investigando, en la que se afirma que se usaron fondos públicos para sufragar gastos privados, incluso del propio Limones. De esta forma, hizo hincapié en que «asistimos a un juicio público sobre hechos desconocidos, al menos para mí. A fecha de hoy, y mis abogados lo han intentado muchas veces, no he podido tener acceso al expediente. No he podido saber si existe algún tipo de acusación». Con respecto al caso de ACM, el alcalde aclaró que «he desmentido algunas de las mentiras que se han difundido. Pero no voy a entrar a debatir sobre rumores, ni contestar a grabaciones que, como poco, resultan inicuas. Responderé, como cualquier ciudadano, ante la justicia y, cuando tenga acceso al expediente, daré una rueda de prensa completa y documentada para trasladárselo por entero a los ciudadanos de Alcalá». Asimismo, añadió que «no puedo permitir que quede una sombra de duda sobre las cuentas de esa sociedad y, por tanto, he decidido que remitiré las cuentas de liquidación al Tribunal de Cuentas y a la Cámara de Cuentas», y que se compromete «ante quienes sin conocimiento de los hechos exigen mi abandono, a que lo haré si resulta necesario».

  • 1