jueves, 21 febrero 2019
20:02
, última actualización
Local

Lleida ya es la primera ciudad de España que veta el ‘burka’

La prohibición se aprobó en pleno y afecta sólo a lugares municipales.

el 28 may 2010 / 19:21 h.

TAGS:

Dos mujeres con el ‘niqab’, que ahora está prohibido usar en lugares municipales de Lleida.

El Ayuntamiento de Lleida se convirtió ayer en el primero de España en prohibir el velo integral en equipamientos municipales, tras aprobarse ayer en pleno una moción que veta el uso del burka y el niqab -deja los ojos al descubierto- en los edificios y equipamientos municipales. La propuesta contó con el voto a favor de 23 ediles del PSC, CiU, PP y un independiente, uno en contra (ICV) y dos abstenciones (ERC).

El debate sobre la polémica moción se realizó en un pleno a rebosar de medios de comunicación llegados desde toda España, debido a la expectativa mediática que se ha generado con esta prohibición, puesto que en España no hay ninguna norma que regule el uso de este tipo de vestimentas. Es más, en Barcelona el Partido Popular planteó la posibilidad de prohibir su uso, pero se rechazó alegando que se necesitaba un debate social.

Los tres partidos que presentaron la moción (PSC, CiU y PP) defendieron durante el debate que ésta se ha presentado por la necesidad de garantizar la igualdad de género y no discriminación como uno de los principales valores de la sociedad española protegido constitucionalmente.

En este sentido, la concejal de Servicios Personales, María Rosa Ball, explicó que "nadie se puede ver discriminado por su religión" y que no se puede permitir el velo integral "porque convierte a las mujeres en invisibles". Por su parte, el líder de la oposición, Isidre Gavín (CiU), afirmó que el burka y el niqab "atentan contra la dignidad de la mujer y es una barrera para la integración". Cabe recordar que inicialmente los convergentes habían anunciado que propondrían que se prohibiese el uso del velo integral por la vía pública -como en Francia-, sin embargo, tras el estudio jurídico realizado por el Ayuntamiento, en el que se señalaba que el Consistorio no tenía competencia para ello, se adhirieron a la petición del PSC de limitar su uso en los equipamientos públicos.

El PP defendió también que el burka esconde una posición de sumisión de la mujer y alegó además que se ha de prohibir por razones de seguridad colectiva, ya que no se puede identificar a las personas que llevan la cara tapada con el velo.

El concejal de ICV, Ramón Camats, defendió su voto en contra de la moción señalando que es "innecesaria, inoportuna y contraproducente", ya que no se han contabilizado las mujeres que usan el velo islámico en Lleida. Por último, ERC justificó su abstención explicando que aunque la formación no está a favor del uso del burka cree que el debate sobre su prohibición es precipitado, está mal planteado y responde a intereses de oportunismo político. Sin embargo, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, defendió que se regule el uso del burka.

El PSC realizó la defensa más contundente de la moción ante las críticas de ERC e ICV, a quienes acusó de "falso progresismo", y defendió que con estos vels "se intenta imponer en nuestra sociedad, haciendo ostentación por la calle, de una práctica que vulnera nuestros valores".
Aunque esta decisión es polémica cuenta con el apoyo de varios colectivos como Mujeres Progresistas que aplaudió ayer la decisión del Ayuntamiento de Lleida. Más sorprendente fue el respaldo a la medida de una de las asociaciones islámicas que hay en la ciudad, al considerar que tanto el burka como el niqab son dos vestimentas que cubren el rostro de las mujeres musulmanas, mientras que otra entidad justificó su limitación tan solamente "en casos puntuales" por motivos de seguridad.

De forma diferente se posicionó la Asociación de Mujeres Juristas Themis, que rechazó que se restrinja su empleo "en espacios públicos o en la calle", excepto en colegios, institutos y universidades.

  • 1