viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Deportes

Los "All whites" regresan al "planeta fútbol" con el bloque del último año

Los "All whites", el equipo nacional de Nueva Zelanda, regresa al "planeta fútbol" tras siete mundiales de ausencia, con la base del equipo que logró la clasificación y con la experiencia de su seleccionador Ricki Herbert como principales argumentos competitivos.

el 09 jun 2010 / 10:11 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador:  Ricki Herbert

Capitán: Ryan Nelsen (43 años, Blackburn Rovers)

Palmarés: Campeón de la Copa Oceanía: 1973, 1998, 2002 y 2008

 

La lista presentada por el técnico ofrece pocas novedades respecto a la columna vertebral del equipo que disputó hace un año la Copa de las Confederaciones y de los hombres que estuvieron en la fase de clasificación para la cita sudafricana.

El guardameta Glen Moss, defensas como Tony Lochhead, Ben Sigmund o Ivan Vicelich, centrocampistas como Tim Brown, Jeremy Christie, Simón Elliott o Dave Mulligan y atacantes como Rory Fallon, Crhis Killen y su principal referencia ofensiva Shane Smeltz estarán en el equipo.

Quizá el técnico Herbert es el hombre con más prestigio de la selección, ya que al margen de su trayectoria como defensa, destacó por integrar el equipo que disputó el torneo de 1982, en España. Lleva cinco años al frente del grupo, tras haber dirigido a varios equipos de su país.

Ahora, tras la inclusión de los australianos en los torneos de la confederación asiática, el protagonismo de Nueva Zelanda ha crecido en su ámbito geográfico, aunque es difícil dejar de pensar que es el equipo más débil en el grupo que comparte con Italia, Paraguay y Eslovaquia.

Nueva Zelanda abrirá su participación en el Mundial el 14 de junio ante Eslovaquia, el único equipo que debuta en el torneo. Será en Ciudad del Cabo. El día 20 jugará ante Italia en Nelspruit y el 24 en Polokwane, ante Paraguay.

Su única cita mundialista se produjo en 1982 en España y los resultados no fueron brillantes puesto que el equipo neozelandés, también conocido como los "kiwis", perdió los tres encuentros que disputó, ante Escocia, Unión Soviética y Brasil.

Algo similar ocurrió en el pasado mes de junio en la Copa de las Confederaciones, torneo que supuso el regreso de Nueva Zelanda a una competición de primer nivel.

Los "All whites" no consiguieron ganar ni marcar ante España (0-5) y Sudáfrica (0-2), aunque empataron sin goles ante Irak en el último partido, marcador que los jugadores del equipo festejaron como si de una victoria se tratara.

La selección de fútbol de uno de los países del mundo que más ama al rugby y que cuenta con los "All Blacks", una de las mayores potencias en este deporte, regresará a Sudáfrica, otro de los templos del balón oval, un año después de su anterior visita y con la intención de mejorar la imagen ofrecida en junio de este año.

El camino de Nueva Zelanda hacia el Mundial ha estado marcado por las facilidades que encontró en su grupo de Oceanía. Tras quedar exento en la primera fase, el equipo afrontó el tramo final hacia el Mundial en su continente contra más que modestos equipos como Nueva Caledonia, Fiji o Vanautu.

Posteriormente, Nueva Zelanda superó el paso decisivo al Mundial con un cruce ante Bahrein. En el encuentro de ida en tierras asiáticas consiguió empatar a cero y accedió a Sudáfrica con un triunfo por 1-0 (gol de Fallon) en la vuelta.


  • 1