lunes, 19 noviembre 2018
10:00
, última actualización
Local

Los despidos suben un 26% en el primer semestre tras años estables

Los concursos de acreedores se han duplicado en lo que va de año con respecto a 2011, cuando subieron levemente.

el 01 jul 2012 / 17:46 h.

TAGS:

Las cifras de los juzgados sevillanos en el primer semestre del año reflejan una situación que en nada hace pensar en una posible salida de la crisis. De hecho, los despidos han crecido en lo que va de año un 26% con respecto a la misma fecha del año pasado, tras tres años de estabilidad e incluso de bajada, lo que sitúa el número de ceses de contratos en cifras muy similares a las del inicio de la recesión económica. En paralelo, el número de empresas que ha presentado concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos, en estos seis primeros meses del año se ha duplicado.

Según los datos estadísticos del Decanato de los juzgados, desde el 1 de enero de 2012 hasta ahora los trece juzgados de lo Social de la ciudad han registrado 2.862 nuevos despidos . Esta cifra no representa todos los ceses de contratos que se producen en la provincia, sino sólo aquellos que, por algún motivo, no han tenido acuerdo entre el empresario y el trabajador y han acabado con una demanda judicial. La cifra es superior a los 2.259 que se registraron el año pasado y mucho más cercana a los 2.788 del año 2008, el primero en el que se dispararon las cifras por la crisis.

De hecho, los juzgados de lo Social están completamente desbordados, ya que además de los despidos resuelven las reclamaciones de cantidad (denuncia interpuesta tras el impago de varias nóminas), demandas contra la Seguridad Social y todas aquellas incidencias que no se solventan por la vía amistosa entre el empresario y el trabajador. Sin embargo, la resolución de los conflictos por despido tienen prioridad por Ley, ya que si se demoran más de seis meses es el Estado el que debe abonar los salarios de tramitación (la nóminas que transcurren hasta que se resuelve el despido), por eso los juicios por estos casos suelen tener menos retrasos que los que son por otras cuestiones. Sin embargo, algunos de estos juzgados están señalando juicios por reclamaciones de cantidad o a la Seguridad Social para dentro de dos o tres años, es decir, para 2014 o 2015.

El problema de estos juzgados comenzó en 2008, cuando la cifra de despidos se duplicó con respecto al año anterior. Fue el primer año de la crisis y el peor, hasta ahora. En seis meses, se contabilizaron 2.788 casos, una cifra que descendió en el mismo periodo del año siguiente, cuando se registraron 2.455 despidos. La tendencia a la baja se mantuvo en 2010, con 2.088 ceses, una cifra esperanzadora, si no hubiera sido porque en 2011 se volvió a producir un nuevo incremento, alcanzándose en 2010 los 2.259 despidos. Una cifra bastante inferior a la que se ha registrado este año cuando Sevilla vuelve a estar cercana a los 3.000 casos de despidos en los seis primeros meses del año, precisamente tras la reforma laboral.

Junto con los despidos, las reclamaciones de cantidad también vienen desbordando estos juzgados desde 2008. No obstante, en este primer semestre del año este tipo de asuntos se han mantenido más o menos estables, pues aunque se ha producido un descenso ha sido de un 6%. Y es que de los 3.390 asuntos de este tipo, este año se han contabilizado 192 menos, es decir, 3.198 casos. De hecho, el número global de asuntos ingresados es muy similar los dos últimos años (8.974 en 2011 y 8.911 este año).

Otra de las jurisdicciones que más está sintiendo la crisis es la Mercantil. Los dos juzgados que existen en la capital están desbordados con el número de concursos de acreedores, las antiguas suspensiones de pagos o quiebras, presentados por las empresas para evitar su cierre, aunque muchas de ellas acaban liquidándose y despidiendo a trabajadores.Los dos juzgados recibieron desde el 1 de enero hasta ahora 250 concursos, una cifra bastante elevada y que refleja que junto con los despidos se ha procedido al cierre de empresas. Y es que supone el doble que el año anterior, cuando estos órganos contabilizaron 122 asuntos de este tipo, mientras el número de concursos se mantuvo estable con respecto a 2010, año en el que hubo 114. Esto implica que los juzgados cada vez tengan menos capacidad de resolución, con el perjuicio que conlleva para las entidades.

  • 1