sábado, 15 diciembre 2018
15:41
, última actualización

Los embalses garantizan agua para los próximos tres años

Los pantanos que abastecen a la provincia encaran el nuevo año hidrológico al 67,1% de capacidad, ocho puntos menos que 2013.

el 02 oct 2014 / 12:00 h.

El embalse del Gergal encara el nuevo año hidrológico con sus reservas al 85% de capacidad. / José Manuel Vidal (EFE) El embalse del Gergal encara el nuevo año hidrológico con sus reservas al 85% de capacidad. / José Manuel Vidal (EFE) Con agua suficiente para abastecer toda la provincia para los próximos tres años y para soportar sin dificultades hasta dos campañas de riego. El año hidrológico arranca con menos reservas en los embalses que en 2013, pero sin riesgo alguno de una sequía que ya pasará a la historia en cuanto se concluyan las conducciones del embalse de Melonares, que cuando entre en servicio abastecerá a todo el área metropolitana. algo que ocurrirá, según los recientes presupuestos del Estado, en 2015. El volumen de todos los embalses que abastecen a la provincia se encuentra al 67,1 por ciento de capacidad, cinco puntos menos que la media de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, y ocho menos que en el comienzo del año hidrológico de 2013. En total hay almacenados 642 hectómetros cúbicos –frente a los 720 hectómetros cúbicos de octubre de 2013–. Los pantanos con más agua almacenada son Aracena (86,5 por ciento) y Gergal (85 por ciento), mientras que los que menos reservan ostentan son los de Puebla de Cazalla, Torre del Águila y Agrio, que además son los que menor capacidad tienen. Estas reservas han sido posibles gracias a la buena temporada de lluvias del periodo otoño-invierno, que ha permitido, según la Confederación Hidrográfica delGuadalquivir, que el total de precipitaciones del año hidrológico haya estado por encima de la media histórica. Esta situación se repite en todo el cauce del Guadalquivir. Los embalses andaluces acumulan un 30 por ciento más de agua que la media almacenada de los últimos 25 años en estas mismas fechas y se encuentran además por encima de la media histórica, situada en torno al 40 por ciento de su volumen total. Esta situación ha sido posible, a las lluvias recogidas por los embalses de la cuenca durante los años anteriores, que resultaron especialmente húmedos, dado que este año hidrológico –desde el 1 octubre de 2013 hasta el 30 de septiembre de 2014– se ha caracterizado por la gran irregularidad meteorológica. La confederación añadió que, a pesar de haberse registrado un verano bastante seco, la campaña de riego ha podido transcurrir con total normalidad, por lo que se han atendido plenamente las demandas para las zonas regables y el abastecimiento a las poblaciones, tal y como se acordó en la Comisión de Desembalse celebrada el 1 de mayo.

  • 1