viernes, 18 enero 2019
11:24
, última actualización
Local

Los juicios por deudas caen un 20%, pero suben los impagos de salarios

Los despidos y los concursos de acreedores siguen subiendo, mientras que en 2011 bajaron los embargos y desahucios.

el 06 ene 2012 / 21:51 h.

TAGS:

Durante los últimos meses se han disparado las protestas por las ejecuciones de desahucio por parte de entidades bancarias.

Las estadísticas judiciales son un fiel reflejo de la situación de crisis. Desde que comenzara los juzgados de Primera Instancia, los Mercantiles y los de lo Social no han dejado de aumentar el número de asuntos que ingresan. Una tendencia que ha cambiado en 2011, ya que los juzgados civiles han logrado reducir en 10.000 el número de asuntos, gracias ha que han bajado los desahucios, los embargos y los juicios por impagos de deudas, que han descendido un 20%. La otra cara de la moneda la ponen los juzgados de lo Social, donde se han registrado de nuevo un aumento de los despidos y, en especial, de las reclamaciones por salarios pendientes de abonar; en los Mercantiles, donde sigue creciendo el número de concursos de acreedores (antigua suspensión de pagos). Eso sí, la crecida es mucho más baja que otros años, lo que ha hecho que se estabilicen las cifras.

Los datos hablan por sí solos. Los juzgados de Primera Instancia de Sevilla cerraron el año 2010 con un total de 21.347 procedimientos monitorios (es el proceso a seguir para deudas de hasta 250.000 euros), una cifra que casi duplicaba a los registrados en 2007, antes de la crisis, cuando se contabilizaron 11.734. Ya en 2008, se alcanzaron los 15.574 casos, mientras que en 2009 entraron 19.603.

Sin embargo, en 2011 esta tendencia se ha roto, ya que los juzgados ingresaron 17.270 casos de este tipo, es decir, 4.077 asuntos menos, lo que supone un descenso del 20% con respecto al año anterior. Lo mismo ha ocurrido con los juicios cambiarios (un proceso que no está sujeto a una cantidad determinada y que se suele usar para el caso de impagos de letras cambio, cheques o pagarés), pues de los 1.749 que se contabilizaron en 2010 se ha pasado a los 1.218 del año pasado. La cifra supone un 31% menos. En este caso, ya en 2010 se había producido una bajada importante, pues en 2009 se contabilizaron 3.184 casos.

Una subida que comenzó en 2008, pues de los 804 juicios cambiarios de 2007 se pasó a los 2.099 de 2008.

Otro de los asuntos que son reflejo de la crisis en los juzgados, son los juicios ordinarios que, entre otros asuntos, es el cauce utilizado para reclamar deudas que superan los 6.000 euros o cuando la cantidad no se puede determinar. Estos también han descendido, pues en 2010 se contabilizaron 4.425, frente a los 3.203 del año pasado, una cifra que se aproxima a los registrados antes la crisis, en 2007, cuando entraron en los juzgados 3.500. El único indicador que ha aumentado este año han sido los juicios verbales que son aquellos en los que se reclama una cuantía inferior a 6.000 euros o el incumplimiento de un arrendamiento, entre otros temas. Así, de los 3.989 contabilizados en 2010, la cifra ha subido hasta alcanzar el año pasado los 4.643 casos. La cifra más alta desde 2007.

Tras todos estos casos, según explicaron fuentes judiciales, se ocultan reclamaciones que van desde créditos de importancia, préstamos personales, hasta demandas de empresas telefónicas, o grandes marcas comerciales que reclaman el impago de alguna letra o factura. Otras de las reclamaciones habituales se dan entre promotoras y clientes, aunque debido al descenso de ventas de viviendas "este tipo de demandas también están bajando".

Menos desahucios. Pero si la bajada de los juicios por impagos resulta llamativa, más aún lo es el descenso de los embargos de viviendas y los desahucios. En el primero de los casos, que son las ejecuciones de inmuebles hipotecados, el descenso ha sido menor, sólo de un 2%, manteniéndose así en cifras similares (de 1.484 contabilizadas en 2010 a 1.456 el año pasado). Sin embargo, aunque la bajada no sea muy significativa, sí supone que la cifra se ha estabilizado tras una subida brutal que ha h echo que entre 2007 y 2009 se triplicara. Y es que de los 500 embargos registrados en 2007, se pasó en 2008 a 1.228; al año siguiente, se alcanzaron los 1.533. Ya en 2010, las ejecuciones hipotecarias bajaron a 1.484, un descenso muy sensible, pero que se ha repetido el pasado año.

En cambio, en los desahucios (que supone ya la ejecución del embargo y, por tanto, la salida de la vivienda) la bajada ha sido del 10%, mucho más importante que la de los embargos. Ya en 2010, la cifra se estabilizó, pues sólo se contabilizaron seis más que en 2009 (de 1.440 a 1.446), después de una subida continúa desde 2007, cuando se registraron 1.126. El año pasado, en cambio se cerró con 1.280 desahucios, 160 menos que el anterior. Todas estas bajadas ha supuesto que los juzgados de Primera Instancia hayan bajado el número de asuntos ingresados en un 9%, ya que en 2010 ingresaron 76.050 y el pasado año 69.521.

Los despidos. Pero no todos los datos son positivos. Los juzgados de lo Social siguen registrando cada año más asuntos, casi mil más, debido a que los despidos sigue aumentando. La cifra ha crecido un 25,74%, pues en 2010 las demandas por estos temas ascendieron a 3.938 y 2011 se ha cerrado con 4.614. Las reclamaciones por salarios impagados han subido un 16% y los concursos de acreedores, en los juzgados de lo Mercantil, un 11%.

  • 1