jueves, 14 febrero 2019
07:34
, última actualización
Local

Los policías capean el temporal de la crisis

Los agentes simularon un encierro ante el Consistorio mientras la Jefatura anunciaba que ya no hay dinero para horas extra

el 16 jul 2010 / 20:12 h.

TAGS:

Nostálgicos de la recién finalizada fiesta pamplonica, medio centenar de policías locales se juntaron ayer a las puertas del Ayuntamiento vestidos de un blanco radiante, con la pañoleta roja al cuello y un periódico enrollado en la mano, para simular una corrida de toros y a la par un encierro de los sanfermines con los que quejarse porque "el alcalde no cumple lo que promete".

 

Un manifestante disfrazado de alcalde, vestido a su vez con sotana negra y tocado con un halo de santidad, era el centro de sus súplicas: lo llamaban San Alfredín, patrón de los incumplimientos. Iba junto a Sor Nevada la tacaña, alter ego de Nieves Hernández, concejal de Hacienda, que lucía hábito de monja. A ellos, los sanfermines les rogaban que les pagaran los atrasos debidos a la Policía por las horas extra.
La escena se volvió dantesca cuando tres toros, Recortao, Malpagao y Criticao, comenzaron a perseguir a los dos fingidos representantes municipales, mientras el sindicato Sppme, convocante de la protesta, no dejaba de radiar por megafonía: "¡Uy, que los cogen los recortes! ¡Que los empitona la crisis". Aparecieron entonces en escena tres toreros, uno vestido de color tabaco y oro y apodado El Niño de la Pipa, luciendo tal utensilio en la boca para emular al primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, que también trató de evitar las embestidas de la crisis. Los curiosos se acercaron en masa cuando se inició el encierro y los mozos corrieron tentando a los toros con sus rollos de periódico.

Los atrasos en los pagos de las horas extra, la falta de policías porque durante tres años no se han incorporado más, la falta de acuerdo sobre la organización de la Policía Local y los parches que se hacen para soslayar todo ello eran los argumentos iniciales de la queja. A media mañana les dieron otro: la Jefatura de Policía hizo circular una orden del cuerpo en la que se aclara que la modificación presupuestaria que aprobó el Pleno ayer mismo cubre las horas extra realizadas hasta abril, pero no más. A partir de ahora se reducirán al mínimo y no se pagarán hasta 2011.
El documento, al que ha tenido acceso este periódico, explica que los 6,7 millones de euros extraídos de otras partidas para pagar estos atrasos cubrirán las productividades -horas extra- de febrero, marzo y abril, y las dietas que se debían a los agentes por acudir a juicios desde noviembre de 2008 a marzo de 2010.

La raíz del problema es que la Policía Local emplea un excesivo número de horas extra, usándolas prácticamente para todos los servicios y no sólo para ocasiones excepcionales, y eso cuesta caro: en 2009 se pagaron 14 millones.

Para frenar el disparadísimo gasto en horas extra, la Jefatura ha decidido que "se restringirá al máximo el número de funcionarios que prestarán su servicio por dicho concepto". Y el pago se hará "con cargo al ejercicio presupuestario que dará comienzo el 1 de enero del próximo año".

La medida de ahorro ya ha tenido consecuencias, y los policías apuntados para hacer horas extra este fin de semana -en el que no hay ninguna circunstancia excepcional- y el próximo -cuando se celebran la Velá de Triana y una carrera popular- se han borrado del listado, aunque para la Velá ya estaban asignados los policías concretos que trabajaban.
El secretario de organización del Sppme, Santiago Raposo, recordó ayer que el problema se debe a que la mala organización ha llevado a abusar de las horas extra. El sindicato alerta de que la Velá será el primer caso, pero en verano hay varias citas que exigirán una presencia extra de policías locales, en especial la Vuelta Ciclista a España, que recorrerá la Ronda Histórica de Sevilla el 28 de agosto y requerirá de un dispositivo para regular el tráfico. O la beatificación de Madre María de la Purísima, a la que se espera gran afluencia de fieles. Las horas extra son voluntarias, y si no hubiera candidatos para llegar al número de policías necesario habría que acudir a un decreto de Alcaldía para obligarlos, una medida sin precedentes.
El Ayuntamiento se limitó a decir por boca de la concejal Nieves Hernández que el dinero extra aprobado para productividades "cubre servicios ya realizados", pero los presupuestos garantizan "perfectamente la atención más allá de los meses de abril o mayo", obviando la orden del cuerpo que acredita lo contrario.

El Correo no logró ayer, pese a sus reiteradas preguntas, que el Consistorio aclarase qué alcance tendrá la decisión de los policías de no hacer horas extra o las alternativas para cubrir el servicio.

  • 1