domingo, 16 diciembre 2018
10:35
, última actualización
Local

Los últimos donuts con sabor sevillano

Los 197 trabajadores ratifican hoy el preacuerdo alcanzado con Panrico para cerrar la factoría y recolocar al menos a 140.

el 08 jun 2012 / 10:42 h.

TAGS:

Ayer a las 23.00 horas salieron del Polígono Carretera Amarilla los últimos donuts fabricados en la factoría sevillana de Panrico, tras 30 años de producción. Los 197 trabajadores de la misma volverán esta mañana a las instalaciones pero no para amasar y hornear los famosos bollos sino para ratificar en asamblea el preacuerdo alcanzado ayer entre la dirección y el comité de empresa. Éste prevé recolocar a un mínimo de 140 empleados en las factorías de Puente Genil (Córdoba), Madrid y Barcelona, prejubilar a una veintena de trabajadores con más de 56 años y despedir a quienes no puedan o quieran trasladarse con una indemnización de 30 días por año trabajado hasta 24 mensualidades.

La fábrica de Panrico en Sevilla lleva 30 años funcionando, primero en San Juan de Aznalfarache y desde 1983 en su emplazamiento habitual. Surtía de donuts, bollicaos y hojaldres a toda Andalucía -la de Puente Genil está especializada en pan de molde- y apoyaba a otras factorías, aunque en los últimos años (hace cinco ya sorteó un cierre) la producción había bajado al 60%. Panrico anunció un ERE extintivo a mitad de mayo. El responsable de la sección sindical de UGT, Sergio Martínez, recuerda que en su época de esplendor trabajaban "en tres turnos las 24 horas al día" y de la fábrica salían "miles de docenas". Actualmente, la fabricación de bollicaos y hojaldres se hacía solo de lunes a viernes y la de donuts todos los días menos los sábados pero solo hasta las 23.00 horas.

El preacuerdo que hoy ratificarán los trabajadores contempla la intención de la empresa de recolocar a 184 trabajadores, aunque el compromiso firme es para reubicar a un mínimo de 140: 100 en Puente Genil, 20 en Madrid y 20 en Málaga. Solo si no alcanzara los 140, los trabajadores que no entraran serían despedidos en las mismas condiciones que el resto pagando a cada uno de los afectados 15.000 euros de penalización, según explicó Gregorio Gil, secretario de la sección sindical de la Federación de Industria y Agroalimentación de UGT en Panrico a nivel nacional y presidente del comité de empresa en la planta de Puente Genil.

Los trabajadores que voluntariamente accedan irse a otras factorías -tienen 15 días para decidirlo- conservarán sus actuales condiciones laborales y recibirán una ayuda adicional de 12.000 euros. Los traslados a Madrid y Barcelona serían de inmediato mientras que a Puente Genil, la opción mayoritariamente preferida por la plantilla- se harían progresivamente en ocho, 12 y 18 meses (queda por perfilar cuántos empleados se trasladaría de cada vez). La razón es que la factoría de Puente Genil debe acometer obras para acondicionar las instalaciones a la fabricación de bollería. Mientras esperan, los empleados se acogerán a una suspensión temporal de empleo y contarán con una bolsa económica de 582.000 euros que se repartirá entre los que finalmente se encuentren en esta situación. Empresa y comité constituirán una comisión de seguimiento para vigilar el cumplimiento de este calendario de recolocación.

Panrico prejubilará a entre 20 y 25 trabajadores que tienen más de 56 años, que según su edad percibirán entre el 70 y el 90% de su sueldo hasta cumplir los 65. El preacuerdo contempla también la figura de un "empleo puente" para los trabajadores entre 50 y 56 años que acepten trasladarse (hay unos cincuenta empleados en esa franja de edad). La empresa se compromete a prejubilarlos cuando cumplan los 58 años en las mismas condiciones que a los anteriores y, en caso de que llegado el momento, Panrico no pueda acometer esas nuevas prejubilaciones, les pagará la ayuda de 12.000 euros que ahora recibirán todos los que se trasladen que tengan menos de 50 años.

En cuanto a las condiciones de despido para quienes no acepten trasladarse ni entren en ninguno de estos supuestos, el preacuerdo prevé una indemnización por despido de 30 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades, unas condiciones que el comité defiende como las mejores que se pueden conseguir "con la Reforma Laboral vigente y dada la mala situación económica de la empresa". Desde la dirección de la empresa defienden que "el objetivo prioritario de Panrico es garantizar la supervivencia del grupo y el mayor número de puestos de trabajo".


  • 1