viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Deportes

Los "zorros del desierto" ambicionan hacer historia pasando a octavos

La selección argelina aspira a dar la sorpresa en Sudáfrica, pese a la dificultad de su grupo, y conseguir pasar a la segunda fase del campeonato, lo que constituiría un hito en la historia futbolística del país magrebí.

el 07 jun 2010 / 10:26 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador: Rabah Sadane

Capitán: Yazid Mansouri (32 años, Lorient)

Palmarés: Campeón Copa Africana de Naciones (1990)



La única selección árabe presente en la cita mundialista africana se medirá en el Grupo "C" a las de Inglaterra, Estados Unidos y Eslovenia.

El equipo, conocido como los "zorros del desierto" ("fennecs"), regresa a un Mundial tras 24 años de ausencia (México 1986).

Su entrenador, Rabah Sadane, no ha cesado de advertir en los últimos meses de que sus rivales serán muy duros de pelar, aunque confía en poder pasar a octavos de final con un equipo en el que prima la juventud y el talento.

La selección magrebí parte con la ventaja de no sentirse obligada a satisfacer grandes expectativas tras el desbordante entusiasmo nacional que supuso para los argelinos la clasificación mundialista tras dejar en la cuneta a Egipto, su ancestral rival.

Aún así, tanto el técnico como los jugadores pretenden no dejar pasar la oportunidad histórica del Mundial, en el que se han concentrado los sueños de prácticamente toda la población del país.

"Argelia no se contentará solamente con participar e intentará llegar lo más lejos posible en la competición", declaró Madjid Bougherra, el sólido lateral argelino del Glasgow Rangers sobre el que ha puesto sus ojos actualmente el Liverpool y uno de los ídolos de la afición magrebí.

Sadane ha confeccionado una pre-selección de 25 jugadores, prácticamente todos procedentes de equipos de las ligas francesa, española, italiana, alemana o inglesa.

En marzo decidió descartar a varios futbolistas de clubes nacionales que habían participado en la fase clasificatoria, a excepción del defensa Laifaoui y los porteros Chouachi y Gaouaoui.

El técnico exploró las ligas europeas y convocó a siete nuevos jugadores para reemplazar a los locales: los atacantes Boudebouz (FC Sochaux, Francia) y Kadir (Valencienne, Francia), el medio centro Guedioura (Wolverhampton, Reino Unido), los defensas Medjani (Ajaccio, Francia), Bellaid (Boulogne, Francia) y Mesbah (Lecce, Italia) y el portero Rais Ouheb (Slavia Sofia, Bulgaria).

Poco antes había incorporado también al centrocampista del Racing de Santander (España) Mehdi Lacen.

Para preparles en la altura, el entrenador optó por una estancia de dos semanas en la localidad suiza de Crans-Montana.

Los conocidos también como "los verdes" -por el color de su camiseta que es también el de la bandera del país- se concentrarán todavía en Nuremberg (Alemania) y concluirán su preparación enfrentándose a los Emiratos Árabes Unidos.

La principal preocupación de Sadane es la de encontrar un sustituto para uno de los principales organizadores del juego de la selección, Mourad Meghni (Lazio, Italia) cuya baja para el Mundial por lesión se confirmó definitivamente a finales de mayo.

Boudebouz, considerado uno de los mejores jugadores africanos de la liga francesa, será el más que probable reemplazo de Meghni para distribuir el juego ofensivo del equipo.

Sudáfrica será la tercera participación en un Mundial de Argelia tras los de España en 1982 y México en 1986.

En el mundial español los "verdes" quedaron duodécimos tras vencer, contra todo pronóstico, a Alemania y a Chile, aunque quedaron fuera de octavos después de un polémico partido entre los germanos y Austria, a quienes se acusó de amañar el resultado para clasificarse ambos en perjuicio de los argelinos.

En México la participación no fue igual de buena y se saldó con dos derrotas frente a España y Brasil, además de un empate contra Irlanda, que les dejó en el puesto 22 de la clasificación final.


  • 1