viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Local

Marketing de guerrilla

Luz y Rodrigo son Lunaquivir, la empresa sevillana que está partiendo moldes por su forma descarada de entender la publicidad.

el 25 jun 2010 / 21:11 h.

TAGS:

"Siempre hemos sido muy emprendedores y creativos", dice Luz. Luz Pérez Baz es sevillana, tiene 29 años y está unida al chileno Rodrigo Torres, de 30, en el proyecto empresarial más rompedor de cuantos se han visto por aquí en los últimos años: Lunaquivir. Un negocio que nació para la organización de espectáculos y actividades de animación y que el año pasado se especializó en una modalidad publicitaria insólita por estas tierras: el marketing guerrilla. En pocas palabras: una idea absolutamente sorprendente, llamativa y barata que se usa para promocionar algo. La última ocurrencia, anteayer: un gaucho y un parrillero loco, ambos argentinos obviamente, recorriendo Sevilla, Mairena y Dos Hermanas en una moto con sidecar de la II Guerra Mundial, tuneada para la ocasión con una parrilla repleta de choripanes, pinchitos y filetes. Y todo eso para dar a conocer las parrilladas de los hoteles TRH, cosa que evidentemente consiguieron a juzgar por la reacción popular.

La penúltima, apenas unos días antes, también guardó relación con los mismos hoteles (en este caso, con sus nuevos colchones) y consistió, como se puede ver en la foto de arriba, en colocar a una pareja acostada en plena calle, con su desayunito en la cama y todo. "Hicimos un estudio de mercado y de la competencia y observamos que el marketing de guerrilla funciona muy bien en otros países como Argentina o Alemania, y en el caso de España en ciudades como Madrid y Barcelona, sobre todo. Andalucía, en cambio, estaba virgen en este sentido", cuenta la joven empresaria."

Debido a la saturación publicitaria que soportamos cada día, las empresas deben romper los esquemas y sorprender a su target para destacar frente a la competencia y posicionarse", explica. "Aparte, no todas las empresas tienen presupuesto como para aparecer en televisión o en internet de forma masiva. Nosotros demostramos que, sin gastar cantidades desorbitadas y con menor presupuesto en comparación con los costes de los soportes tradicionales de publicidad (mupis, cuñas radiofónicas, folletos, faldones...), se puede llegar a tener mayor efectividad con una buena acción de marketing de guerrilla, ya que logramos conectar con el público a través de la emoción", por lo general mediante la comicidad.

Luz Pérez es licenciada en Comunicación Audiovisual. Hizo un máster en administración de negocios (MBA, en inglés) centrado también en el ámbito de la imagen y ha trabajado tres años en producción televisiva. Más tarde, y con otro máster de por medio, entró en Andalucía Film Commission y en la organización de actos y festivales. Su compañero Rodrigo Torres había estudiado Marketing y Relaciones Públicas. Además, es bailarín profesional (tanto como para ostentar el título de campeón de España de salsa del año 2003). Ambos se conocieron cuando ella comenzó a llevar la gestión de sus contrataciones por el mundo. "Empezamos a organizar juntos festivales de baile, eventos y otras actividades. Esto lo hacíamos de forma paralela a nuestros trabajos hasta que, tras un tiempo, decidimos montar nuestra propia empresa."

Ganar dinero puede que ganen, por mala que esté la cosa, pero lo que es seguro es que se divierten. En su historial de grandes logros, destacan el homenaje callejero a Michael Jackson; la campaña de vallas pintadas como cigarrillos para disuadir del uso del tabaco en los hospitales (la gente se fotografiaba delante de ellas); el préstamo de trajes de flamenca a las extranjeras en Feria y, sobre todo, la plusmarca mundial de gente bailando sevillanas, en abril de 2009 en el Prado de San Sebastián. Es la originalidad contra la crisis. Pura guerrilla.

  • 1