sábado, 17 noviembre 2018
12:40
, última actualización
Cultura

Marset: "El Consistorio no tiene modelo cultural, ni la delegada peso"

Dejó el Consistorio para dirigir el Instituto Nacional de las Artes Escénicas (Inaem), cargo que abandonó en 2009. Ahora, alejado de responsabilidades de gobierno, analiza la gestión de sus sucesoras y de la Junta

el 30 ene 2012 / 21:54 h.

TAGS:

Juan Carlos Marset analiza la situación de la cultura en la ciudad.
-->--> -->

-Usted dejó el Ayuntamiento para dirigir el Inaem en mayo de 2007, tras resolver la compra del Santa Rufina, crear el actual mapa de festivales de la ciudad y el plan de apoyo a los espacios privados. Luego llegó Maribel Montaño. ¿Cómo valora su gestión?

-No me gusta juzgar el trabajo de otros, pero está claro que hubo otras prioridades. Se puso en marcha la televisión local y había compromisos urbanísticos. Se hicieron cambios en los presupuestos que no habría recomendado al alcalde, como recortar a la Orquesta y al Maestranza. Advertí a la comunidad cultural que no creyera que ese dinero iba a ir a festivales o teatros. En cultura no se debe dar un paso atrás.

-Hubo un punto de inflexión en la gestión de la exdelegada. La pérdida de la colección Thyssen.

-Se podría haber hecho de otra forma y se lo dije a Maribel. Hubo incluso una reunión en el Inaem, en la que traté de salvar esa colección._Hablé con Guillermo Solana, director del Thyssen y amigo mío. Y la única explicación que me dio fue que jamás volvieron a contactar con él desde el Ayuntamiento. Fue un fracaso. Habría sido importantísimo, como lo es para Málaga.

-Otra de sus iniciativas estrella, la Casa de los Poetas, tampoco llegó a buen puerto. ¿Qué le parece cómo lo ha resuelto el PP?

-Cuando me marché, dejé redactado el proyecto, que es lo que defendía Fran_Cruz y que nunca incluyó que todo el Convento de Santa Clara fuera para la_Casa de los Poetas, como decía Montaño. Sinceramente, creo que Maribel nunca se lo leyó. Lo que ha hecho ahora el PP no tiene nada que ver con lo que planeamos. La idea era un centro museístico, de formación, de animación... Lo de ahora con la Academia de las Buenas Letras está bien, pero nuestros modelos eran la Casa José Asunción_Silva de Bogotá, el Centro López Velarde de México o el Museo de los Escritores Irlandeses de Dublín... Han vuelto al concepto escolar de actividades culturales, una caricatura del proyecto original. Un apaño. Y el nuevo director, José M. Serrallé, tiene experiencia en la gestión, pero no es lo mismo que Gonzalo Rojas o Gamoneda.

-Por terminar con Montaño, ella, como ahora el PP, se quejó de la situación heredada.

-Lo único que se quedó pendiente de pagar cuando me fui era una partida del Festival Sevilla Entre Culturas porque la Junta no abonaba lo que se había comprometido. Nunca hicimos un reconocimiento de deuda. Sólo uno, con la Bienal de Flamenco, y supuso el cese de Manolo_Copete. Cuando yo llegué al Ayuntamiento, no había dinero y sí problemas, como la Carmen de Michael_Ecker o la Biacs. Jamás dije que el anterior delegado hizo o dejó de hacer. Y siempre advertí a Montaño que debía buscar dinero fuera.

-¿Qué le parece Mar Sánchez Estrella y su actual equipo?

-Conozco a Mar desde que estaba en la oposición. Es una persona preocupada y dedicada, que es importante. Se ha rodeado de personas que aprecio, a las que quizá aún les falta experiencia de gestión, como Benito Navarrete. Pero de nuevo hay otras prioridades; una política municipal que está arrinconando la cultura, intentando que no sea un problema, no que sea un motor. Mar es muy válida como gestora pero anima poco al alcalde a apostar por Cultura. Y lo peor, está desanimando la realidad cultural.

-A propósito de esto, ¿sobran festivales en Sevilla? ¿Ve bien que se conviertan en bienales?

-No sobran, faltan. Por eso hicimos Sevilla Entre Culturas. Incluso la Bienal podría ser bianual, dos al año. Pero no hay modelo. Estamos en enero. Yo ocupé el cargo en mayo y en junio presenté mi proyecto. Se me criticaba porque se sabía lo que iba a hacer. Que a estas alturas se nos esté hablando de bienales, un concepto que ni es concepto ni es nada, es lo que se llama en mi pueblo patada para adelante. Un festival cada dos años no es un festival. Cada dos años se pueden hacer eventos de enorme trascendencia. Esto es sencillamente reconocer que no quieren gastar el dinero en cultura sino en otro tipo de política de fastos y proyecciones cromáticas.

-El PP defendió en campaña que mantendría lo que funcionara y lo que no, lo mejoraría. ¿Cree que es lo que practica?

-Creo que Mar cuando lo dijo lo pensaba, pero no tiene fuerza ni peso en su Gobierno. Así de claro. Para mí crear un modelo es coger las artes, la industria, el sector y hacer un plan. Yo tuve un mes para elaborarlo. Articulamos al sector para que diera un servicio público, no sólo entretenimiento y fastos.

-Y cuando no hay dinero en ningún lado, ¿qué hacemos?

-En caso del PP es sencillo. Que cumplan lo que dijeron. Criticaron la televisión municipal. Que la cierren e inviertan ese dinero en actividades y la orquesta. Es imposible mantener la Sinfónica con estos recortes. ¿Por qué no lo hacen?

-¿Por qué cree usted?

-Porque... [reflexiona] creo que no quieren cerrarla. Y no voy a decir más. Pero no es cierto que no haya dinero. No hay para cultura, sí para otras cosas que el PP criticó y que esperaba que hubieran quitado. Y creo que Mar lo esperaba también, por eso dijo "lo que esté sin acabar, lo haremos mejor". Pero no tiene fuerza suficiente en su Gobierno.

-Otra de sus apuestas fueron las subvenciones a las salas. En 2011 ya no se convocaron.

-Tanto el Ayuntamiento como la Junta tienen que pensar seriamente lo que están haciendo con el teatro. No lo han reflexionado. Es un servicio público. En la Grecia democrática la tragedia era gratis, porque era un mecanismo de formación ciudadana. No se puede valorar sólo aquello que venda las entradas suficientes. Si no, hagamos sólo chirigotas. Y para lo poquísimo que se le da al teatro... Sevilla es la envidia de España en artes escénicas. Que escamoteen estas cifras... creo que no es mala intención, es falta de reflexión y responsabilidad.

-Sin subvenciones y con el feSt amenazado de convertirse en bienal, ¿cree que cerrarán salas?

-La situación está mal, pero la crisis es una excusa. Hay que priorizar, ir a un modelo público-privado. Aquí hay empresarios capaces de gestionar teatros y circuitos con el mínimo que den los ayuntamientos. Y sobre el feSt, hay que tomárselo en serio. Con el presupuesto que tenía, este festival es un milagro. Cargárselo sería como cuando en los 80 Sevilla fulminó su festival de cine. Debe ser anual. Que quiten cosas superficiales, como Giralda.

-Hablando del Festival de Cine, ¿qué le parece la marcha de Javier Martín-Domínguez? El PP dijo que mantendría el certamen, pero las cifras apuntan otra cosa.

-Se constata que este nuevo equipo de Gobierno promete en campaña una cosa y luego hace otra, y se queda tan pancho. Y delata que no hay un proyecto. Claro que se sabe lo que ha pasado. Le dijeron a Javier "quédate unos meses que aún no sabemos qué vamos a hacer con esto". Han tenido tiempo y aún no tienen modelo. El festival debería haber ido a más. Situarlo en el mapa internacional costó dios y ayuda. Manolo Grosso hizo una labor extraordinaria, y su dimisión se gestionó mal y nos ha traído problemas de falta de continuidad, de concepto y de irrelevancia. Los festivales pintan en la medida en que quienes los gestionan los defienden. Y el último director, que yo sepa, por Sevilla ha venido muy poco. Tenía esto como los antiguos directores de la Sinfónica, como actividad vacacional. Y lo digo así de claro porque me consta. Necesitamos un director que esté al pie del cañón. Y desde luego con 400.000 euros se puede hacer un cineclub, un encuentro... pero no un gran festival europeo.

-Otro gran festival es la Bienal. ¿Qué le parece que su directora tenga contrato temporal?

-Me parece un grave error._Rosalía Gómez está sobradamente preparada, aunque yo habría aplicado el código de buenas prácticas con un concurso público. Ahora, el contrato es una chapuza. La Bienal debería ser un palacio con exposiciones y fondos documentales. Es lo que se intentó con el Pabellón Real. Pero contratar temporalmente... obligan a la directora a ocuparse de la Bienal sin cobrar._Eso no es ahorrar, eso es peor que despilfarrar. La Bienal debe recuperar su dignidad.

-¿De la otra Bienal sabe algo? La Biacs ya no coge ni el teléfono.

-No. Ya están en el orden del ridículo. Yo estuve con ellos desde su nacimiento. El regreso de Juana de Aizpuru es un gran desacierto, porque gran parte del problema de la Biacs era ella. Es muy difícil compatibilizar ser galerista en activo y gestionar dinero público para producir obras que luego están en el mercado. Y encima, con esta indeterminación de las administraciones y esta espantá que ha dado el propio equipo de la Biacs... Sinceramente, y es la primera vez que lo digo, creo que lo mejor es que no se haga. Ya es ridículo que se anuncie una y otra vez que será el año que viene. La Biacs ahora es un chiste, tanto por los que se supone que la van a hacer, como por los que aún quieren vivir del cuento de criticarla. Si se hace, que se haga bien. Este sí pero no perjudica más a Sevilla que el hecho de que no haya Bienal.

-¿Mariano Bellver morirá sin ver su colección donada a Sevilla?

-No lo querría. Ha habido falta de interés por todas las partes. Y el error fue pensar que el Bellas Artes podía acoger su colección. Espero que el PP, que criticó la falta de acción, tenga un proyecto. Yo siempre pensé que sus cuadros irían de maravilla en un pabellón del 29.

-Sobre otro cuadro, ¿cómo es que cinco años después sigue sin cumplirse el convenio de la compra de la Santa Rufina?

-Hay un acuerdo firmado, con el visto bueno del interventor municipal. Focus ha cumplido su parte. El Ayuntamiento, no. Debe poner 500.000 euros para actividades cada año. Y no lo ha cumplido porque a mi amigo Torrijos, tan absolutamente erróneo como IU en lo cultural, no le gusta. Para ellos, Velázquez y trabajar con fundaciones es de derechas. Eso impidió que Montaño ejecutara el acuerdo. El PP no puede mirar a otro lado. Debe decir si cumplirá. Benito Navarrete estuvo en la operación y, aunque ahora se debe al Consistorio, sé que su corazón está con Velázquez.

-Desde que dejó el Lope de Vega, no paran de lloverle palos a Antonio Álamo. Artistas y compañías critican su gestión. El último, Juan Luis Galiardo.

-Yo conozco bien los teatros de nivel de España. Uno de los mejor gestionados administrativamente ha sido el Lope de Álamo. Es un gestor como la copa de un pino. El primero que exigió que las compañías vinieran a caché, cosa que no hacían los anteriores, no defendiendo los intereses de Sevilla, sino los de los distribuidores. Álamo paró eso. Logró que las compañías sevillanas actuaran en el Lope. No sé cómo, pero cada año tenía menos dinero y gestionaba mejor, con las taquillas por encima del 90%. Como abogado y hombre íntegro que es, su gestión fue modélica dentro de España, por supuesto, y de aquí a Lima mucho mejor que la de sus dos antecesores. Antes era más un tipo de gestión de boy scout. ¿Por qué se le ha criticado así? A los mediocres que no pasan el nivel de exigencia artística les podía sentar mal no entrar al Lope. Él no quiso meter a determinados monchitos o humoristas, porque éste no es lugar para eso. Ahora, que un personaje de la talla de Galiardo diga que ha habido maldad en ese teatro... Parece que además de estar perdiendo la cabeza está perdiendo la dignidad. Me siento aludido y le pido que rectifique.

-Usted tuvo varios roces con la Junta. Maribel Montaño también. ¿Cuál era el problema?

-Pedía lo que nos correspondía. Demostré que la actividad de Sevilla tenía una proporción y un valor. No se le puede dar a Sevilla lo mismo que a Osuna o Antequera.

-¿Qué espera del nuevo ministro de Cultura?

-Él dice que va a estar poco en estos temas, pero el secretario de Estado, José María Lasalle, es bueno. Le plantearé una reunión para contarle ciertas necesidades del sector.

-¿Cree que ejecutará las obras del Bellas Artes y el Arqueológico?

-No son tiempos para esperar eso. A la Junta le faltó empuje con el Bellas Artes. Debe plantearse el modelo del Prado. Y del Arqueológico... siempre pensé que hay que sacarlo de allí y construir un edificio nuevo o usar el de Altadis.

-¿Cómo ve al PSOE municipal?

-Quiero mucho a Mercedes de Pablos, pero no la oigo en el debate cultural ni planteando alternativas. El PSOE tiene otras prioridades.

-Fue profesor de Paz Vega. ¿Qué le parecieron las críticas del arzobispo por su desnudo con la Virgen patrona de Gerena?

-Paz posó maravillosamente. La polémica me parece grotesca y ridícula. Hay una maldad en la nota que sacó el arzobispo. La desnudez sólo es censurable desde quien no tiene su conciencia tranquila o la mirada limpia.

-¿Volverá a la política?

-No tengo pensado volver, porque no hay horizonte donde se pueda contar conmigo. Tuve una gran frustración con la SGAE. Creo en la inocencia de Tedy Bautista. Y sigo con el proyecto de crear un instituto de artes escénicas en el auditorio de la SGAE. Vender ese edificio sería un gran error.

  • 1