domingo, 09 diciembre 2018
19:35
, última actualización
Economía

Más cotizantes rumanos que marroquíes en Andalucía

La población rumana desplaza a la marroquí en las afiliaciones a la Seguridad Social en Andalucía en abril, mes en el que suben las cotizaciones extranjeras.

el 22 may 2014 / 23:46 h.

TAGS:

Una trabajadora inmigrante en una explotación de fresas de la localidad onubense de Cartaya. / GREGORIO BARRERA Una trabajadora inmigrante en una explotación de fresas de la localidad onubense de Cartaya. / GREGORIO BARRERA Al compás de la incipiente recuperación del mercado de trabajo, la afiliación de los trabajadores extranjeros a la Seguridad Social comienza a crecer tanto en la provincia de Sevilla como en el conjunto de Andalucía y de España. No estamos hablando de grandes cifras, sí de un cambio de tendencia con cuatro claves. La primera habla de que, a mayor trabajo, menor regreso de inmigrantes a sus respectivos países y mayores ingresos para las arcas del sistema. La segunda apunta a más empleo regularizado y, en consecuencia, menos en ese gran limbo que es la economía sumergida o irregular. Tercero, un auténtico balón de oxígeno para una comunidad de obreros que suele contribuir al sostenimiento de sus familias en las naciones de origen. Y, por último, la ampliación de la población rumana. En estos pilares de letras radica la importancia de la retahíla de números que deja la estadística de afiliaciones de extranjeros publicada ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondiente a abril. Una aclaración. Esta estadística mide la afiliación media de un mes caracterizado por el tirón del empleo en el turismo por la Semana Santa. Sí, pero el cambio de tendencia se produce desde primeros de año. 23.795 cotizantes extranjeros revelaba la provincia de Sevilla en abril pasado, un 0,63 por ciento más sobre marzo aunque aún se arrastra un recorte del 10,57 por ciento en tasa interanual (con respecto al mismo mes de 2013). Sin embargo, ya en marzo se apreciaba un crecimiento, si bien de apenas el 0,39 por ciento. Desde enero, 0,74 por ciento de alza. Si vamos al conjunto de Andalucía, 214.344 eran los afiliados en abril, el 2,86 por ciento de subida mensual, aunque el acumulado de un año arroja un descenso del 1,95 por ciento. El crecimiento desde que arrancó el año fue del 7,21 por ciento –las campañas agrarias y turísticas son fundamentales al sustentar este porcentaje de incremento–. Y Marruecos ya no es el primer emisor de empleados, sino Rumanía. España: 1.563.621 inmigrantes en la Seguridad Social estaban dados de alta en abril: un 1,81 por ciento de aumento sobre marzo, pero con bajada del 3,44 por ciento interanual. Y en lo que llevamos de 2014, el 3,22 por ciento de crecimiento. De los 23.795 cotizantes en abril en Sevilla (el 64,7 por ciento) eran de países de fuera de la Unión Europea, mientras que el resto (8.401) eran de naciones comunitarias. Aquel porcentaje era muy superior al promedio de la comunidad autónoma, 54,29 por ciento, siendo del 60 por ciento en España. Y del número total de la provincia, 3.582 (15 por ciento) eran autónomos, 5.080 (21 por ciento) eran trabajadores del hogar y 3.170 (un 13,3 por ciento), jornaleros de la agricultura y la ganadería. La Seguridad Social desglosa también las nacionalidades de sus afiliados por comunidades autónomas. Los rumanos superan ya a los marroquíes en Andalucía: 49.267 frente a 42.004, confirmándose el desplazamiento de la mano de obra desde que aquel país entrara como socio de la Unión Europea, sustituyendo poco a poco a los inmigrantes del norte de África en la construcción pero, sobre todo, en las campañas agrícolas. De hecho, el pasado enero los segundos, con 41.668, aún superaban en número a los primeros, con 37.020. El tercer país emisor de cotizantes en Andalucía, fue el Reino Unido, con 12.104, siendo China cuarto, 9.863, y le siguen Bulgaria, 7.083, Bolivia, 6.040, Italia, 5.889, y Ucrania, 5.467. Pero el mayor crecimiento respecto a comienzos de 2014 corresponde a la nacionalidad búlgara, puesto que en enero pasado eran 4.386, según la relación estadística. En el cómputo estatal, 266.330 cotizantes en abril pasado eran originarios de Rumanía, frente a los 190.418 de Marruecos y 88.989 de China, los tres principales emisores de trabajadores afiliados.

  • 1