sábado, 15 diciembre 2018
12:04
, última actualización

Moreno despoja al PP-A del término “derecha” para captar el voto útil

El líder y candidato popular a las elecciones recalca hasta cinco veces que “sobra ideología y falta gestión”, y que no hay izquierdas ni derechas, un mensaje calcado al de Podemos.

el 26 feb 2015 / 12:49 h.

El presidente del PP andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno ( en la imagen ), durante su participación en un desayuno informativo de la tribuna "Fórum Europa.Tribuna Andalucía". Foto: E.P. El presidente del PP andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno ( en la imagen ), durante su participación en un desayuno informativo de la tribuna "Fórum Europa.Tribuna Andalucía". Foto: E.P. “No se trata de ser de izquierdas ni de derechas, sino de quién es capaz de diseñar un modelo de futuro para Andalucía”. Con los ojos cerrados, cualquiera que haya seguido mínimamente la política en el último año y medio atribuiría esta frase a Pablo Iglesias, a Íñigo Errejón o a la candidata andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, pero nunca a quien la ha pronunciado este jueves: el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. El candidato popular a presidente de la Junta ha ofrecido una conferencia esta mañana en el Forum Europa, donde ha repetido cinco veces que “sobra ideología y falta gestión”. “En nuestra tierra sobra ideología y falta sentido común, gestión y sensatez”, subraya Moreno de forma machacona. “No se trata de izquierdas ni de derechas”, ha insistido, y se ha quejado de que algunos “identifiquen la gestión de un campo de golf con un hombre de derechas”. Al advertir la similitud con el mensaje de Podemos, tan criticado hasta ahora tanto por el PSOE como por el PP por su aparente indefinición tacticista, este medio dirigió una pregunta por escrito al conferenciante: “¿Es que el PP andaluz ya no es un partido de derechas?”. Moreno no respondió. Los socialistas, los populares, el Gobierno de Mariano Rajoy y el Ejecutivo de Susana Díaz han cuestionado públicamente a Pablo Iglesias y a su equipo por esa ambigüedad cuando les preguntan directamente si Podemos es de izquierdas o de derechas. La formación de Iglesias, según todas las encuestas, viene a destrozar el bipartidismo PSOE-PP, de ahí que los principales afectados de su irrupción en el tablero político atribuyan la indefinición ideológica de Pablo Iglesias al “puro tacticismo electoral”, para captar votos tanto de la derecha como de la izquierda. Podemos afirma que quiere conquistar “la centralidad” del tablero político, ni siquiera utiliza la palabra “centro”, como lo hicieron en el pasado tanto el PSOE como el PP. Este mensaje va acompañado de propuestas que ahondan en la idea de que la administración pública está excesivamente politizada, controlada por políticos o cargos de confianza elegidos a dedo por políticos, y que es necesario sustituirlos por profesionales, funcionarios públicos. Así lo explicó ayer Teresa Rodríguez en un avance de medidas del programa de Podemos a las elecciones andaluzas del 22 de marzo sobre transparencia y reforma de la administración pública. Y así, exactamente con las mismas palabras, lo ha trasladado hoy el líder y candidato del PP-A. “Quiero que haya bastante menos políticos en la Administración pública y más profesionales”, advirtió Moreno. Iglesias y Moreno buscan el voto útil, aunque el primero, que es profesor de Ciencias Políticas, habla de “la superación del eje izquierda-derecha”, y el segundo, habla de “gestión frente a ideología”. Pese a todo, el líder popular es tan adversario de Podemos como del PSOE-A. “Entre seguir como siempre o convertir a Andalucía en laboratorio de pruebas de aventuras ideológicas, existe un camino intermedio, responsable y experimental que sólo puede ofrecer el PP”, ha dicho, para acto seguido apelar al “voto útil” e insistir en que “esta opción política sabe gestionar”. Moreno también ha criticado la opción de Ciudadanos, que aspira a entrar en el Parlamento, por “poco práctica”, por ser “un partido importado que puede arrancar a los ciudadanos de la abstención”, pero que carece de experiencia de gobierno. Filosofía Kayzen. Durante la conferencia, Moreno ha desgranado algunas de sus propuestas electorales, y más allá del contenido ha prometido “nuevas formas de gobernar”. En ese sentido, ha avanzado que convocará cada seis meses una cumbre de alcaldes (de todos los signos políticos) si llega a presidente, y una vez al mes recibirá a ciudadanos anónimos en su despacho. Moreno se ha presentado como seguidor de la filosofía japonesa Kaycen, que propugna la “mejora continua hasta la calidad total”. Ha puesto mucho empeño en aclarar que eliminará progresivamente el impuesto de sucesiones en Andalucía, al que culpabiliza de un éxodo fiscal de 36.000 andaluces a Madrid. Entre sus iniciativas, está un plan de industrialización para crear 7.000 empresas y 400.000 puestos de trabajo, reducir a la mitad los plazos para abrir un negocio, auditará las cuentas públicas y potenciará la financiación público privada para desatascar las infraestructuras andaluzas, eso sí, ha recalcado que “nunca voy a privatizar un hospital público”, como ha hecho el Gobierno popular de Madrid. Por último, Moreno Bonilla ha sido cuestionado sobre si la sombra del expresidente andaluz, Javier Arenas, pesa sobre su liderazgo, o si la presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le resta visibilidad en la campaña electoral. Sobre Arenas, el líder popular sostiene que sólo su mujer “le hace sombra”, y sólo ella le pone nervioso, “ni siquiera Rajoy”. “No veo a Javier Arenas con interés de entrar en un gobierno conmigo, no por voluntad mía”, ha recalcado, y sobre Rajoy, ha dicho que le “añade visibilidad, no le resta”.  

  • 1