martes, 13 noviembre 2018
18:40
, última actualización
Local

Muy bien y... ¿Ahora qué?

el 08 jun 2012 / 19:21 h.

TAGS:

Desde luego la noticia de que el Supremo por fin haya desbloqueado los suelos de Los Gordales es positiva. Lo malo es que el momento no lo es. El consejero de Justicia, Emilio de Llera, fue muy sincero en su toma de posesión al asegurar que "el proyecto de la Ciudad de la Justicia pertenece al campo de la ciencia ficción", por mucho que después hayan querido matizar sus palabras. Dijo lo que dijo, que no hay ni un duro (permítanme la expresión) y ahora mismo es impensable e inviable abordar un proyecto de esta envergadura. Ayer mismo, lo reconocía en declaraciones a la Cadena Ser, asegurando que sin financiación privada había poco que hacer. Lo malo es encontrar ahora un inversor que pueda y quiera embarcarse en este proyecto, en el que podría explotar el aparcamiento, las cafeterías y poco más.

Luego hay otra cuestión: si realmente, pese a todo lo que se ha hablado y se ha escrito, serán Los Gordales la ubicación definitiva. Ahí está el alcalde, Juan Ignacio Zoido, insistiendo con que el lugar idóneo es el Prado. Reformar y construir algún edificio más, también con la ayuda de capital privado. Ayer, De Llera se mostró dispuesto a negociar y a reunirse y hablar de la cuestión tanto con Zoido como con el resto de operadores judiciales para tratar esta cuestión. No sería de extrañar que con la mala situación económica al final, la Junta acabe optando por mantenerse en el Prado, adecentando los obsoletos edificios, dejando para tiempos mejores (a saber cuándo) el ya eterno proyecto. Total si hemos esperado doce años, por qué no esperar otros doce más.

En fin, que la buena noticia tiene trampa y sólo da pie a que continuemos con un debate que no parece llevar a ningún sitio. Eso sí, no está mal recodar que mientras la Junta sigue pagando alquileres por edificios como el Viapol, el de la Buhaira, o el edificio puente. Sólo en el alquiler de este último inmueble cuesta 2,7 millones de euros anuales. Para tomar nota.

  • 1