miércoles, 14 noviembre 2018
05:33
, última actualización
Deportes

No basta con un solo aro

El Cajasol dominó al Unicaja con su defensa pero no supo rematar el partido por sus errores ofensivos (68-72).

el 28 dic 2011 / 22:40 h.

El Caja hizo una apuesta en escena con dos caras. Su notable defensa no tuvo continuidad en el aro contrario y Unicaja, casi siempre a remolque, rubricó una victoria en el último tramo, que le coloca en la Copa del Rey, con su pericia para la anotación. El baloncesto es una cuestión de equilibrio y pocas veces sirve ante un contrario de alto nivel, hacer una sola cuestión del juego bien o muy bien. Toca volver a remar.

El grupo de Joan Plaza pudo definir un primer cuarto con muchísimo peso en el desarrollo del choque. Fue capaz de desactivar por completo el ataque de Unicaja, el segundo más productivo de la ACB, forzando siete pérdidas de unos malagueños que disponiendo de uno de los rendimientos de rebote defensivo más sólidos de la competición, vio cómo el conjunto local atrapaba hasta siete rechaces bajo su aro. Sólo once puntos logró anotar Unicaja en diez minutos, y sin embargo, la renta sólo fue de nueve para los de Plaza, lastrados por unos porcentajes de tiro bajos (31% y 33% en t.2 y de tres), casi siempre en buenas posiciones, con especial protagonismo negativo para Tepic (0 de 6 al descanso). El 20-11 fue una bendición para el conjunto de la Costa del Sol, dado el roto que pudo haber sufrido. Chus Mateo movió banquillo y el partido cambió.

La entrada de Valters en la dirección, con Payne a su lado y Garbajosa con su habitual juego abierto, provocó un borrón y cuenta nueva en apenas minuto y medio de juego, con dos triples del letón, que reaparecía tras una lesión, que culminó con un pase para un alley-hoop del hasta entonces inadvertido Freeland (20-21). Unicaja encontró la fórmula con penetraciones y pases doblados, mientras el Cajasol seguía con sus dificultades para acertar con el aro. Además, ya no conseguía segundas opciones con rebotes ofensivos y sólo la omnipresencia de Paul Davis y la chispa de Calloway lograron permitieron ventaja al descanso (37-35).El paso por vestuarios reactivó al Caja. Asentó de nuevo su defensa tras un parcial de salida de 7-0 con triple de Urtasun. Unicaja se iba atascando pero siempre encontraba oxígeno en los triples, sobre todo de Valters, implacable en la distancia. Los locales seguían ganándose oportunidades de romper el partido atrás pero no conseguían el suficiente nivel de acierto ofensivo. Tepic era un buen resumen. Siete rebotes antes del inicio del último cuarto y un 1 de 8 en tiros. Con un sólo jugador en estado de ebullición podía ser suficiente para dar el tiro de gracia al rival (54-45). Pero no, y se dio el final imaginable.

El marcador se volvió a igualar al inicio del periodo decisivo (56-56). En cuatro minutos el Cajasol sólo anotaba cuatro puntos, con Unicaja ya en bonus por las cinco faltas locales a falta de cinco minutos, con el condicionamiento que conlleva para una defensa que era el único pilar estable del Cajasol. Freeland cobró todo el protagonismo en el poste y el quinto triple de Valters segó la yugular de los de magenta (64-68), que con excepción de Txemi Urtasun, no encontró entre los suyos quien hiciera la luz para la victoria.

- Ficha técnica:

68 - Cajasol (20+17+17+14): Tepic (8), Rubio (4), Davis (18), English (9), Calloway (10) -cinco inicial-, Triguero (2), Satoransky (4), Bogdanovic (-), Urtasun (13) y Jasen (-).

72 - Unicaja (11+24+13+24): Rowland (-), Peric (4), Fitch (10), Freeland (14), Zoric (3) -cinco inicial-, Berni (4), Garbajosa (11), Valters (18), Payne (6) y Sinanovic (2).

Árbitros: Pérez Pizarro, Jiménez y Sánchez Monserrat. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de la Liga ACB disputado en el Palacio San Pablo ante unos siete mil espectadores.

 

  • 1