jueves, 13 diciembre 2018
06:51
, última actualización
Cultura

No es danza ni patinaje sobre hielo, es ‘El lago de los cisnes’

El Lope de Vega acoge la obra de Chaikovskiy en abril (9-18).

el 10 mar 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Un momento de la representación, con Olga Sharutenko en primer plano. Un momento de la representación, con Olga Sharutenko en primer plano.

Falta justo un mes, pero la expectación es ya enorme. El Teatro Lope de Vega acogerá cuatro años después El Lago de los Cisnes sobre hielo, un espectáculo de la compañía The Imperial Ice Stars que podrá verse en Sevilla en nueve funciones entre los días 9 y 18 de abril.

Considerando el aforo del recinto (700 personas), hasta 6300 personas. Las entradas ya están a la venta (en las taquillas del teatro y en el portal www.generaltickets.com), desde 22 euros. La capital hispalense será el inicio de una gira española que viajará luego a Murcia, Málaga, Vigo, Zaragoza y Bilbao.

«No hay dos trajes iguales (dos sastres viajan con la compañía para que todo esté impoluto). La pista es de hielo real, se fabricará sobre el escenario a partir de una caja de madera de barco que se forra de plástico. Y se instalarán 15 kilómetros de tuberías por las que circulará el agua; en el exterior, habrá dos máquinas enfriadoras para que el hielo esté perfecto». Son algunos detalles reveladores de la majestuosidad y el cuidado exquisito que procura el evento y que aporta Itxaso Barrios, de la productora Let’s Go Company, que trae el espectáculo. «Serán dos actos –prosigue– en vez de los tres habituales, con momentos en los que los 25 patinadores están sobre el escenario simultáneamente».

Un detallismo y exquisitez que ratifica Tony Mercer, responsable de la producción, dirección y coreografía de la obra:«En 2004 creé la compañía The Imperial Ice Stars. Lo que quería era llevar el espectáculo de la danza y el patinaje sobre hielo a recintos al uso, por la cercanía que ofrecen, y huir de palacios de deportes. En recintos muy grandes la gente pasa frío, los asientos son de plástico y están muy lejos; quería evitar todo eso».

«Siempre he pensado que la obra –añade– ganaría en un escenario, por la iluminación, el decorado, el vestuario... todo ello redundaría en una experiencia más agradable y rica. Afortunadamente en 2015 hay muchos más que opinan igual que yo», bromea Mercer, cuyo espectáculo ha visitado ya 28 países y ha sido visto por más de cuatro millones de personas.

Hace dos semanas se representó en París por vez primera y se vendieron las 15.000 entradas en una semana y luego en Milán ocurrió lo mismo: 16.000, un récord absoluto en el recinto lombardo (La Scala). «Estamos encantados de volver a Sevilla, pues tenemos una experiencia maravillosa de nuestra visita en 2011; de hecho, el público de aquí fue determinante en el éxito posterior», explica con franqueza Tony Mercer, que añade: «El Lope de Vega es un espacio coqueto y acogedor, con un contacto más cercano con el público».

La actual es la tercera gira mundial del espectáculo, el de más éxito de la compañía (también representa El Cascanueces o Cenicienta). «No es ballet sobre hielo, sino una interpretación de los temas de Chaikovskiy sobre hielo», puntualiza el inglés, que anticipa que habrá «muchos efectos, pero no son añadidos sino que forman parte de la historia, tienen una razón de ser: cisnes que vuelan, fuego... elementos para hacer reír», aunque anima a «traer pañuelos por si se escapa alguna lagrimita».

Olga Sharutenko, la primera actriz de la compañía, interpreta a Odette, el Cisne Blanco. Se siente «afortunada por haber sido elegida», aunque «temerosa de que el público, acostumbrado a la danza, no se tome en serio la propuesta». Miedo, en suma, a que la vieran «desde un punto de vista atlético». Ella misma ha trabajado en el diseño de la coreografía, que «nos ha llevado ocho semanas de trabajo duro, seis días a la semana y ocho horas diarias. Como atleta estaba acostumbrada a trabajar duro y al éxito, pero no sabía nada de coreografía».

  • 1