lunes, 21 enero 2019
07:22
, última actualización
Local

"No había esperanza de vida"

Los médicos aseguran que el niño moriría si no se encontrara un donante totalmente compatible .

el 13 feb 2012 / 21:59 h.

TAGS:

Antonio no tenía ninguna esperanza de vida". Así de contundente se explicó ayer el doctor Guillermo Ontiñolo, director de la unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del hospital Virgen del Rocío, después de dar a conocer que las células madres del cordón umbilical de la recién nacida Estrella servirán para curar definitivamente a su hermano de la aplasia medular severa que padece.

Este mal que padece el joven, además de no permitirle ninguna calidad de vida dado que debe someterse a continuos tratamientos de transfusiones de sangre "le provoca anemia y continuas infecciones y hemorragias dado que su médula no funciona correctamente y no genera ni plaquetas ni glóbulos blancos o rojos", explicó el médico responsable de este departamento. Preguntado si, a pesar de esta grave enfermedad, el niño podría vivir aunque con poca calidad de vida su respuesta fue rápida y clara: "A esa enfermedad no se sobrevive. El niño se moriría".

Según precisó el galeno del Servicio Andaluz de Salud, la enfermedad de Antonio "no es heredada de sus padres sino adquirida" y para la intervención que le debe salvar la vida, detalló que habrá que ser "extremadamente cuidadoso en la misma" y que aún no hay fecha concreta aunque "no será antes de dos meses", concretó. Sobre las expectativas de curación del joven, el director de la unidad de Genética del Virgen del Rocío precisó que se sitúan en un 70%, y descartó que el niño pueda tener algún tipo de secuelas si el resultado de todo el proceso es positivo. "Si se cura, queda curado con todas las consecuencias", aunque quiso dejar claro que el éxito de la intervención dependerá también de las condiciones con las que llega cada paciente al momento del trasplante, e insistió de nuevo en que la posibilidad de llevar a cabo otra opción que no sea este tipo de intervención "no existe".

Por su parte, el responsable de la unidad de Hematología del Virgen del Rocío, concretó que la sangre del cordón umbilical de la pequeña Estrella permanecerá en el banco especializado de Málaga hasta que el equipo de la unidad de Hematología acreditado a nivel nacional para el trasplante pediátrico de progenitores hematopoyéticos, programe el momento del trasplante para Antonio, opción terapéutica para su grave enfermedad.

Al igual que su compañero, Pérez también aclaró que el porcentaje de éxito de la intervención a la que hay que someter al pequeño Antonio ronda el 70%, y recordó que la posibilidad de llevar a cabo otra opción médica que no sea un trasplante "no existe". Aún así, el doctor Pérez Simón aseguró que si el trasplante del niño va bien "la calidad de vida esperable de Antonio a largo plazo es buena y el niño podrá llevar una vida normal", pese a que es un procedimiento "muy complejo y largo", insistió el responsable de Hematología del hospital público sevillano.

  • 1