miércoles, 19 diciembre 2018
06:41
, última actualización
Local

"No meteré el dedo en el ojo al equipo de Gobierno"

Rosa Muñoz: Defensora Universitaria de la Universidad de Sevilla. Tomó posesión ayer

el 16 dic 2011 / 21:37 h.

TAGS:

Rosa Muñoz, ayer, en la galería de exrectores.

Rosa Muñoz Román, profesora de Derecho Mercantil, es desde ayer la nueva Defensora Universitaria de la Universidad de Sevilla tras obtener la mayoría absoluta del Claustro.

-¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los 17 claustrales que votaron en contra de su candidatura?
-Tal y como prometí en el Claustro, no sé si mi tarea estará recubierta o no de acierto pero sí les puedo garantizar que me dedicaré con energía y con toda la experiencia adquirida en mis años de gestión.

-¿Cuál será su relación ahora con el equipo de Gobierno al que ha pertenecido los últimos doce años?
-Lo primero que tengo que decir es que seré la primera en colaborar con ellos. Seré una observadora de su gestión pero no para meter el dedo en el ojo sino para decir cuando proceda que hay una mota de polvo y llevar siempre el colirio. Y debo dejar una cosa clara: no por ser miembro de un equipo de gobierno se acata sin más cualquier decisión.

-¿Cuáles serán las medidas más inmediatas con las que espera poder cumplir sus dos compromisos ante el Claustro: dar a conocer más la institución e incrementar la mediación como solución de los conflictos?
-Tengo la intención de reunirme con todos los sectores y con cada una de sus secciones. Con el Consejo de Alumnos, con los departamentos, con el personal de administración y servicios... Quiero asistir a los actos de bienvenida de los nuevos estudiantes para explicarles que tienen en la Defensoría una garantía de sus derechos... En cuanto a la mediación, la comunidad universitaria debe conocer que no se trata de una propuesta de solución que impone la Defensora.

-Su mandato va a estar marcado por las convulsiones, principalmente económicas. Usted que desde el SACU ha solucionado problemas con imaginación ante la falta de recursos, ¿instará al equipo de gobierno a seguir explorando esta vía?
-Por supuesto. A veces, no se necesita mucha financiación para solucionar un problema. Usar la imaginación es posible a todos los niveles. Podría ser una excelente medida.

-Después de doce años en el SACU y previamente otros tantos en tareas de gestión académica, ¿es el puesto de Defensora Universitaria el último cargo que asumirá?
-Este cargo es el colofón a toda una carrera. Es un sueño para mí. Desde este momento no tengo otro compromiso que el de ser Defensora de la comunidad universitaria de la Universidad de Sevilla.

-¿Qué hará por la defensa de la igualdad desde la Defensoría?
-Voy a luchar con la misma intensidad por defender los derechos de los hombres y las mujeres. En mi ámbito más privado seguiré, por supuesto, impulsando y defendiendo la igualdad.

-¿En qué momento personal llega este nombramiento? ¿Tiene algún poema, canción o novela que condense qué quiere hacer como Defensora?
-Mi agradecimiento es infinito. Espero no defraudar. Quizás el poema de Kavafis titulado Viaje a Ítaca sería muy apropiado. No puedo llegar a Ítaca pero sí tocar esos puertos intermedios que huelen a ébano y tienen colores de madreperla.

  • 1