miércoles, 12 diciembre 2018
17:29
, última actualización
Cofradías

Nuevas cofradías

La opinión de Carlos García Lara.

el 02 mar 2015 / 08:52 h.

TAGS:

Se han hecho muchas reflexiones sobre los cambios que ya se han anunciado en los diferentes días de la próxima Semana Santa. Modificaciones que afectan al Domingo de Ramos, al Lunes, al Miércoles, al Jueves y al Viernes Santo, quedándonos a la espera de lo que ocurra con la Madrugá y el Martes Santo, una jornada esta última sobre la que tampoco se encuentra una solución firme y definitiva. En la mayoría de estos días, se han ajustado los minutos gracias a cesiones de algunas hermandades y también a la ampliación de alguna jornada, caso del Domingo de Ramos, que se incrementa en 11 minutos. Estas transformaciones evidencian que aquel tan criticado conteo de nazarenos que puso en marcha la institución de San Gregorio ha servido para algo. ¿Pero qué veo yo tras estos acuerdos y las declaraciones que se han venido realizando tiempo atrás por los responsables cofradieros? Pues que nuestra Semana Santa está colmatada, llena, completa, a rebosar. Es decir, es prácticamente imposible encajar una nueva cofradía en alguno de los días que conforman nuestra Semana Mayor salvo, quizás, el Sábado Santo. Las negociaciones de los últimos meses han dejado de manifiesto que las hermandades se pueden poner de acuerdo, pero hablamos siempre de pocos minutos, aunque para algunas signifiquen todo un mundo. Incluir una cofradía nueva en la nómina implicaría, entre otras cuestiones, retrasar los horarios de paso de los actuales cortejos y atrasar la hora de salida de algunas cofradías cuyos templos están cerca de Carrera Oficial o, como alternativa, comenzar antes en Carrera Oficial, metiéndonos ya en horario laboral, algo imposible de llevar a efecto en jornadas como el Jueves o Viernes Santo. Eso sin tener en cuenta que otras partes de la ciudad requieren de servicios y deben seguir funcionando, porque los ciudadanos tienen unas necesidades de transporte, de limpieza, de seguridad más allá del centro. Aparte, el Consejo de Cofradías y el Ayuntamiento deberían cambiar su planificación y eso requiere esfuerzo, tiempo y dinero. No digo que las hermandades o agrupaciones que aspiran a llegar a la Catedral no lo merezcan. Sólo que entonces sí que vamos a asistir a una verdadera negociación. ~

  • 1