miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Oficio contra tijeras y trincheras

Griñán defiende el periodismo como «bien público» en los Premios Andalucía.

el 15 dic 2009 / 21:39 h.

TAGS:

Los premiados en la 24 edición de los Premios Andalucía de Periodismo, en la foto de familia con el presidente Griñán.
La crisis todo lo pervierte, lo diluye, lo degrada. Nada bueno traen las estrecheces y los recortes. Ninguna parcela de la vida se salva, y tampoco el periodismo. Por eso ayer, en el día grande del oficio, en la entrega de los 24 Premios Andalucía de Periodismo, hasta el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, pidió protección para un "bien público" que "necesitamos para poder desempeñar responsablemente nuestra condición de ciudadanos", para ese oficio viejo de contar lo que pasa.

Griñán -que se estrenaba en una gala entre plumillas y foteros- quiso comprometer su discurso echando mano de la memoria, ensalzando el papel que los medios de comunicación jugaron en la consolidación de la democracia, en los años en los que la libertad de expresión se veía como "una amenaza para los que pretenden imponer su voluntad de forma autoritaria". Para que ese papel fiscalizador del poder y garantista de los derechos pueda ejercerse, dijo, hay que cumplir un "primer requisito": que "las condiciones de trabajo, estabilidad y autonomía profesional sean las apropiadas". El presidente se solidarizó con los 3.100 profesionales despedidos en un año en España, entre ellos, los de La Opinión de Granada, periódico extinto al que representaba uno de los premiados. Fue claro sobre los efectos perniciosos de la crisis: "decrecen los contenidos de producción original y disminuyen las coberturas periodísticas con detenimiento. En suma, se va empobreciendo la labor que los medios tienen que desempeñar", alertó. Fuera de discurso, dejó claro que "el ser humano es fundamental en una empresa periodística", por lo que animó a las empresas a cuidarlo. "Espero que estas dificultades se superen lo antes posible", confió.

Tras arropar a la prensa dolorida, el presidente le recordó, eso sí, uno de sus males: la radicalización. Cada vez hay más acumulación de datos y vuela "más información pero menos conocimiento" en los medios. Eso, que "debilita" a la sociedad y la convierte en menos crítica, hace que "los factores de integración sean más débiles y las militancias más frágiles, pero más fundamentalistas", y es ahí donde pecan los periodistas, que caen más en la "militancia" que en el "compromiso". Para salir de la trinchera, un consejo dio el presidente: menos "banderas" y más "conocimiento" que enriquezca la vida en democracia.

El discurso de Griñán culminó el acto, celebrado en la sede de la Fundación Tres Culturas, en el que se entregaron los premios Andalucía de este año. El premio en Fotografía recayó en el fotógrafo de El Correo de Andalucía Antonio Acedo, con una imagen que mostraba los minutos posteriores a un accidente laboral mortal en Sevilla. Acedo se mostró agradecido con sus compañeros de diario, "por enseñarme día a día a hacer mejor mi trabajo", y dedicó el premio a Sergio, el joven fallecido en aquel siniestro. Tras su llamada a informar "con pasión, objetividad, honestidad e independencia", Acedo recibió el elogio de Griñán -quien recordó su etapa de inspector de trabajo y las muertes que encontró en el tajo- por "no acrecentar con el objetivo de su cámara el dolor del momento". Antonio Jesús González, mención especial por sus fotografías en el Córdoba, es para el presidente un ejemplo de "notable trayectoria profesional".

En la modalidad de Prensa, los ganadores han sido Álvaro Calleja y Santiago Sevilla, por la serie Memoria recuperada sobre la guerra civil publicada en La Opinión de Granada, que cerró el mes pasado. Calleja dedicó el premio a sus 45 compañeros, "que se han quedado sin la oportunidad de contar historias" como las suyas, hechas sin voluntad de abrir heridas. Mientras, en Televisión, recogió el premio Paz Santana por un documental de Los Reporteros (Canal Sur) sobre el psiquiátrico penitenciario de Sevilla, con el mérito de "construir un impecable trabajo sin una sola imagen identificativa de sus protagonistas".

En Radio, se distinguió a Uno de 800 (Onda Cero), y a su director Óscar Gómez, que se ha hecho 30.000 kilómetros para recorrer los pueblos de Andalucía, "lo más hermoso, contar las historias de la tierra que uno ama", dijo el periodista, "a pie de obra y no en un despacho alejado de la realidad", dijo Griñán. Finalmente, en la modalidad de Internet fue premiado el equipo digital del Grupo Joly, con Rafael Höhr a la cabeza, por su cobertura de las últimas elecciones, un ejemplo de que la tecnología es un "aliado" del papel.

  • 1