sábado, 20 abril 2019
02:26
, última actualización
Local

Piden 11 años de cárcel para el yerno de los Tous por matar a un asaltante

El fiscal pide once años de cárcel para Lluís Corominas, el yerno del matrimonio Tous, por matar a tiros a uno de los presuntos asaltantes que en diciembre de 2006 intentaron atracar la vivienda de los joyeros en Sant Fruitós del Bages (Barcelona), donde trabajaba como jefe de seguridad.

el 15 sep 2009 / 21:54 h.

TAGS:

El fiscal pide once años de cárcel para Lluís Corominas, el yerno del matrimonio Tous, por matar a tiros a uno de los presuntos asaltantes que en diciembre de 2006 intentaron atracar la vivienda de los joyeros en Sant Fruitós del Bages (Barcelona), donde trabajaba como jefe de seguridad.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal acusa a Corominas de un delito de homicidio, con la agravante de abuso de superioridad y las atenuantes de reparación del daño y obcecación, por considerar que actuó en un estado de nervios propiciado por el "clima de inseguridad" que se respiraba entonces y dado que tres días antes la casa había sufrido otro intento de robo.

La fiscalía estima en su escrito que el acusado, que desde febrero de 2007 se encuentra en libertad provisional bajo fianza de 150.000 euros, disparó a dos de los asaltantes, uno de los cuales falleció alcanzado por los tiros, "con el ánimo de acabar con su vida" o "consciente de las altas probabilidades de causarles la muerte".

El homicidio ocurrió poco después de las 19.00 horas del 9 de diciembre de 2006, cuando Corominas acudió en su coche a la finca de los joyeros desde su casa, situada a pocos metros, alertado por un vigilante que había visto por las cámaras de seguridad a dos intrusos merodeando por los jardines de la vivienda.

El yerno de los Tous iba armado, según el ministerio público, con una pistola semiautomática cargada con siete cartuchos de nueve milímetros y un recambio con balas expansivas de punta hueca, que están consideradas como munición prohibida.

Antes de entrar en el recinto de la vivienda, Corominas vio un vehículo estacionado a unos cincuenta metros de la finca y, ante la sospecha de que sus ocupantes eran unos asaltantes, se dirigió con su coche hasta alcanzarles y les disparó dos tiros, mantiene la fiscalía.

Uno de los presuntos atracadores, Sinani G., fue alcanzado por uno de los disparos, lo que le provocó la muerte dos días después, mientras que el otro, Dulji K., esquivó la bala por apenas unos centímetros. Posteriormente, Corominas encañonó al asaltante que sobrevivió a sus disparos para retenerle hasta que llegaron los mossos d'esquadra.

En un principio, al yerno de los Tous se le imputó también el intento de homicidio de Dulji K. -fugado desde que quedó en libertad provisional por el intento de asalto a los Tous-, pero la juez instructora lo archivó al entender que el procesado desistió de su propósito inicial de matar, porque no intentó dispararle de nuevo.

Para el fiscal, Corominas actuó bajo la influencia de un estado de nervios provocado por el aviso del vigilante de seguridad de que se estaba cometiendo un robo en casa de sus suegros, donde días antes había ocurrido otro intento de atraco, y debido al "clima de inseguridad ciudadana" de aquellos días, que coincidieron con una oleada de asaltos a chalés.

Según la acusación pública, los dos presuntos asaltantes, que iban desarmados, estaban tratando de cometer un robo en el domicilio de los Tous, que estaba vacío, pero ya habían desistido de su plan, lo que todavía está siendo investigando por el juzgado de instrucción número 4 de Manresa.

La Fiscalía reclama que el yerno de los Tous indemnice con 90.000 euros a la esposa del fallecido y con otros 150.000 euros a su hijo menor, cantidad esta última que Corominas ya ha consignado en el juzgado, por lo que la fiscalía le aplica la atenuante de reparación del daño.

  • 1