domingo, 18 noviembre 2018
04:10
, última actualización
Deportes

¿Por qué es tan malvado el fútbol?

El Betis falla mucho, pero también recibe unos castigos desproporcionados a su culpabilidad. La derrota en Pamplona trasciende lo explicable.

el 04 dic 2011 / 22:13 h.

Así se quedó Mario tras el 2-1 en el minuto 92.
El deporte tiene estas cosas, el fútbol es así y tal y tal y tal... Todo eso está muy bien, son tópicos que se inventaron casi antes que el propio balompié y hay que aceptarlos como lo que son, pero que alguien les explique a los profesionales y aficionados del Betis, si es que tiene explicación, por qué el fútbol es una especie de castigo continuo, injusto las más de las veces, para un equipo que, que se sepa, no va por ahí atracando a viejitas o asaltando bancos. Y que alguien explique a los béticos cómo es posible que, una semana después de perder en el minuto 92 por un gol desde su casa de un central adversario, ese mismo equipo vuelva a perder en el mismo minuto después de propinar un buen vapuleo a un contrincante que se daba con un canto en los dientes si empataba.

El fútbol es el deporte rey, pero también es cruel y malvado. No es normal que un conjunto que genera doce ocasiones y que manda dos balones a los palos no sólo no se imponga, sino que pierda contra otra escuadra que no provoca ninguna jugada de peligro en todo el partido. Tampoco era normal que cayese con la Real después de remontar un 0-2 que parecía imposible y sin embargo cayó, así que igual la conclusión es que acontecimientos que normalmente son anormales se convierten en normales si del Betis se trata. Dicho lo cual, maldito consuelo el de aferrarse al tópico, otro, de que se trata del Betis y ya está. El victimismo es inútil y no da puntos, así de claro.

La racha va por diez jornadas sin ganar y un solo punto de 30 en dos meses y medio. El debate es sencillo: en una macrocrisis de semejante envergadura, ¿es todo achacable a la mala suerte o a la crueldad del fútbol? No. El equipo de Pepe Mel también ha cometido muchos errores, el último la infame falta de Dorado a Ibrahima en la jugada final del partido en Pamplona. Pero está claro que en coyunturas así, si no fallas tú, en efecto te falla la suerte. De ahí otro tópico: el viento sopla ahora en contra del Betis. Está por ver si la ventolera, huracán más bien, se lleva por delante a su entrenador. Para el que esto escribe, no debería ser así. Su Betis es todo menos un equipo muerto.

  • 1