Productores ecológicos abogan por una estrategia que refuerce el sector en una jornada en La Rinconada

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se reunió ayer con medio centenar de agricultores y empresarios del sector para trazar las líneas de actuación e impulsar su actividad

el 21 may 2014 / 23:49 h.

Susana Díaz junto a Juan Ramón Gillén, Francisco Casero y el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández. Más de medio centenar de agricultores y empresarios relacionados con el sector ecológico se reunieron ayer con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para poner sobre la mesa la situación y necesidades de un sector que ya lidera el mercado en España y Europa. La Hacienda Guzmán, situada en La Rinconada, acogió este encuentro en el que se insistió en poner en valor los oficios tradicionales en torno a la agricultura y en apostar por el producto ecológico en el mercado para que el consumidor lo compre. El desconocimiento del consumidor sobre el producto ecológico es uno de los motivos que más se enuncia entre los productores como el causante de su situación. De ahí que la gerente de Duanas, Soledad Serrano, pidiera a la presidenta de la Junta que ayude a los productores a que se conozca el producto ecológico. Ante esta demanda, Díaz insistió en la necesidad de «evitar intermediarios que elevan los costes» –ya de por sí altos en el proceso de producción– con el fin de conseguir unos «precios más justos» en el mercado. Por ello, y con la intención de incentivar este consumo y «retener el valor añadido» de los productos elaborados en la comunidad, la presidenta de la Junta animó a establecer una estrategia comercial, donde se cuente con la colaboración de distribuidores, productores y agricultores y la Junta. Aunque Andalucía lidera la producción ecológica, agricultores y ganaderos insisten en que «el discurso agroalimentario está ausente» en la Unión Europea, indicó el presidente de Ecovalia, Francisco Casero. Con la intención de «coger la bandera» de la producción ecológica a nivel estatal y europeo, Díaz insistió a los allí presentes entendieran como una «oportunidad» el III Plan de Agricultura Ecológica, impulsado por su administración, para darle ese valor «estratégico» a un sector clave en la economía andaluza. Para los representantes del sector, la transformación de este pasa por el oficio. Juan Ramón Guillén, presidente de la fundación con su mismo nombre, sostuvo que para sacar a flote la agricultura ecológica es necesario «retomar la artesanía y formar en los oficios del campo» que han desaparecido con la mecanización. Aún así la agricultura ecológica andaluza cuenta con datos esperanzadores ya que tiene un 40% del empleo y el 30% de los operadores del conjunto español, tal y como recordó ayer Díaz. Pese a que Casero insistió en que los obstáculos del desarrollo del sector son «la transparencia, la simplificación burocrática y la apuesta por desarrollar el consumo de estos productos», a corto plazo la reforma energética es la que más miedo infunde en los productores. Según Guillén, la reforma del Gobierno central abocará a los olivareros a no recoger la aceituna el año que viene. Por ello, la presidenta de la Junta se comprometió ayer a trasladar al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, las inquietudes de los agricultores para intentar llegar a un acuerdo sobre el futuro de las orujeras en el marco de la reforma energética.

  • 1