El PSOE-A de Susana Díaz frena la sangría y vuelve a ganar al PP

Los socialistas andaluces logran el triunfo en las urnas después de cinco años de derrotas y muy por delante del resultado de su partido en España, mientras que los populares caen y se consolidan fuerzas como Podemos y UPyD.

el 25 may 2014 / 23:35 h.

Susana Díaz en la noche electoral este domingo tras conocer los resultados en Andalucía. Susana Díaz en la noche electoral este domingo tras conocer los resultados en Andalucía. El PSOE de Susana Díaz logró ayer volver a a ganar unas elecciones en Andalucía después de cinco años de derrotas y tras encadenar el PP una serie histórica de victorias en las pasadas municipales, generales y autonómicas. Era su objetivo y lo han logrado. Además, con holgura. El PSOE andaluz puede hablar, tras un lustro duro, de cambio de ciclo. Los socialistas se hicieron con el 35,15% de los votos, diez puntos por delante del PP (25,87%). Los andaluces castigan a los dos partidos mayoritarios, que cosechan resultados mucho peores de lo que consiguieron en las europeas de 2009 y bajan por primera vez del millón de votantes. Sube IU e irrumpen con fuerzas partidos como Podemos, sin duda la gran sorpresa de la noche electoral, y UPyD. Sin embargo, el resultado del PSOE en Andalucía es llamativo. Es indiscutiblemente mejor que el obtenido por el partido en el ámbito nacional y la formación liderada por Susana Díaz emerge como el gran bastión del socialismo español. Muchos defendían ayer que tras este resultado el PSOE andaluz puede decidir el futuro del partido y de Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque oficialmente Díaz se cuidó mucho de hacer ningún tipo de valoración sobre qué debe ocurrir a partir de hoy en Ferraz.   El PSOE andaluz se sitúa casi doce puntos por delante del resultado obtenido por los socialistas en España. Frente al 23% por el que Elena Valenciano tuvo ayer que salir a admitir que habían obtenido un mal resultado en las europeas, en Andalucía los socialistas obtuvieron 932.057 votos y un 35,15% de apoyos que explican la sonrisa indisimulada con la que Susana Díaz compareció ante los medios al filo de la medianoche. Sí hay castigo, pero en menor medida que en el resto de España. El llamado efecto Susana Díaz del que hablaban las encuestas y que se disparó tras su llegada a la presidencia de la Junta y la secretaría general del PSOE andaluz hace ocho meses existe e influye en las urnas. Era la primera vez que se enfrentaba a ellas. Los socialistas ganaron las europeas de 2009 en Andalucía con el 48,16% de los votos. Han perdido masivamente apoyos, pero son de largo la fuerza más votada en la comunidad andaluza. Los socialistas ganan en todas las provincias al PP excepto en Almería. Además, Díaz destacó ayer que el PSOE sería la primera fuerza más votada en Sevilla y Málaga capital, donde ahora mismo gobierna el PP con una sobrada mayoría absoluta.Dos resultados que serían fundamentales ante las próximas municipales previstas en un año.   El PP de Juan Manuel Moreno Bonilla, que se enfrentaba a las urnas apenas dos meses después de llegar a la presidencia de su partido, obtuvo un 25,87% de apoyos. Un resultado muy similar al logrado por la candidatura de Miguel Arias Cañete en España (26,05%). La caída del PP es especialmente importante si se mide en la distancia que vuelve a separarlo del PSOE en Andalucía, una tierra que se le ha resistido durante 30 años y en la que había logrado ser mayoritario. Los populares vuelven a estar a diez puntos de los socialistas. Moreno Bonilla evitó ayer admitir la derrota de su partido, se refirió al castigo general a los partidos mayoritarios, a la desconfianza en los políticos y rechazó la posibilidad de que estos datos puedan extrapolarse a unas autonómicas dado el alto índice de abstención que generalmente se registra en las elecciones europeas.   El otro triunfador de la noche electoral fue el coordinador regional de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, que también se ha estrenado en las urnas con el logro de haber doblado los apoyos recibidos en las urnas respecto a las últimas europeas. IU en Andalucía ha obtenido el 11,63% de los votos, por delante del resultado obtenido por el partido en el ámbito nacional y seis puntos por delante de los apoyos obtenidos en las pasadas europeas.   Los andaluces también ha dado su castigo al bipartidismo y dos fuerzas minoritarias emergen con fuerza. UPyD se convierte en la cuarta fuerza de Andalucía con el 7,13% de los votos, seguida muy de cerca por la gran sorpresa, Podemos, que ha logrado el 7,10%.   A pesar de los malos augurios sobre la participación, en Andalucía también subió la asistencia a las urnas, con un 43,08%, algo más de un punto por encima de la registrada en las europeas de 2009. Por provincias, los socialistas fueron la fuerza más votada en todas las circunscripciones andaluzas excepto en Almería, donde sigue siendo el PP mayoritario pese a que el PSOE le ha recortado ocho puntos. Sevilla, Jaén y Huelva siguen siendo las provincias más fieles al PSOE. En Málaga y Cádiz los socialistas también adelantan al PP, haciendo crecer la brecha electoral. Aunque es complicado extrapolar los resultados de unas europeas a otros comicios, cabe recordar que el PP sacó un punto de ventaja al PSOE en las últimas autonómicas de marzo de 2012. Una distancia que fue mucho mayor algunos meses antes, en noviembre de 2011, cuando el PP se situó en Andalucía nueve puntos por delante de los socialistas. En mayo de ese año, el PP aventajó al PSOE en siete puntos en las municipales.

  • 1