sábado, 15 diciembre 2018
05:12
, última actualización
Jóvenes al día

«Quería luchar por la caña en vez de repartir los peces»

Vanesa González. Voluntaria de Apdha. A sus 26 años ya es toda una experta en la elaboración de informes en pro de los Derechos Humanos. Administrativa de profesión, no dudó años atrás en colaborar con esta asociación para la promoción de los Derechos Fudamentales entre los presos de Sevilla.

el 19 jul 2014 / 08:00 h.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) es una entidad sin ánimo de lucro que desde 1990 viene luchando para que se respete la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por la ONU en 1948. Para Apdha la colaboración y formación de voluntarios ha sido desde el principio una de sus bases y pilares fundamentales y prueba de ello es la importancia que éstos reciben dentro de su organización. Es el caso de Vanesa González, quien lleva seis años ejerciendo su labor de voluntaria en la asociación y ha hecho de su experiencia toda una  filosofía de vida a su alrededor. ¿Por qué  elegiste  la Apdha? ¿Cómo llegaste hasta ellos? Desde el instituto comencé a ayudar a personas excluidas con un grupo de voluntarios de mi barrio, pero las actividades que se realizaban eran muy asistencialistas y no me sentía satisfecha. Cuando llegaba a casa sabía que esas personas se encontrarían bien unos días pero ¿y el resto del mes? Quería encontrar una entidad que trabajara sobre el problema, que buscara cambiar las cosas desde la base y  que luchara por la caña en vez de repartir los peces. Hablé con un amigo que llevaba muchos años de voluntario en la Apdha y a raíz de ahí empecé a colaborar.  Al principio me interesé más en las jornadas  y en las actividades de calle pero hasta 2008 no entré a formar parte del grupo de voluntarios de marginación. Años después empecé a colaborar con el grupo de cárceles y sigo ahí desde entonces haciendo lo que puedo. Sevilla 15 07 2014: Vanessa Gozales¿En qué consiste tu labor en Apdha? ¿Dónde os ubicáis? Mi trabajo de voluntaria consiste en denunciar y hacer visibles las vulneraciones de los derechos humanos a través de comunicados de prensa y  mediante la elaboración de informes, también nos dedicamos a sensibilizar e informar a la población con la realización de jornadas, encuentros y actos de calle para crear conciencia. Una de las actividades que más me satisfacen es la organización de las Asambleas de Familiares y Amigos de Personas Presas y tratar con la propia familia. Estas asambleas sirven como punto de reunión. En su mayoría la constituyen madres que encuentran apoyo, comprensión, empatía en los momentos tan complicados por los que pasan. El objetivo de estas asambleas es empoderar a los familiares y, junto con ellos, reivindicar los derechos y denunciar las vulneraciones que sufren las personas presas. Nuestra sede es el lugar donde nos coordinamos y se encuentra en Sevilla, en el barrio de Nervión, en calle Blanco White número 5. ¿Recibes algún tipo de remuneración por tu trabajo? ¿Te pagan posibles gastos ocasionados? Las personas  voluntarias en la Apdha no recibimos ningún tipo de remuneración económica, lo hacemos de forma altruista. Los gastos generados por las actividades los asume la entidad. También hay gastos que libremente asumimos los voluntarios. ¿Cuál es el perfil de las personas a las que ayudáis en prisión? El perfil más común de las personas presas con las que tratamos suele ser hombres entre los 20 y los 50 años de edad. En su mayoría estas personas provienen de zonas humildes con una gran desestructuración familiar y con un pasado drogodependiente. ¿Encuentras mucha participación entre los presos? No es fácil nuestro trabajo, a veces contamos con la colaboración de algunas personas presas o que ya hayan cumplido con su condena, eso lo facilita un poco. En este momento, contamos con un exrecluso que nos da información sobre el funcionamiento interno de la prisión y nos ofrece otra visión de las cosas, la que no podemos ver y sólo conocen las personas que han estado presas. Ellos son mediadores y nos ayudan a denunciar  las vulneraciones de los Derechos Humanos dentro de las prisiones,  pero también fuera. ¿Conoces los delitos que han cometido estas personas? ¿Te sientes insegura mientras ejerces tu voluntariado? ¿Has vivido alguna situación complicada? A veces sí los conocemos porque no queda más remedio que leer documentos para orientarles o ayudarles, pero no es algo que a los voluntarios nos preocupe. Nadie que colabora en la Apdha pone como requisito conocer los delitos de una persona para ayudarlo. Si se están vulnerando los derechos de un preso tales como el de la promoción de la salud por falta de acceso a medicamentos o han sido víctimas de agresiones físicas o psicológicas, actuamos al igual que lo haríamos con cualquier persona perteneciente a otro colectivo o minoría. Nunca he vivido una situación complicada mientras ejercía de voluntaria. ¿Qué te aporta realizar voluntariado con personas privadas de libertad? ¿Actuáis dentro o desde fuera de prisión? En realidad, nuestro trabajo principalmente se realiza fuera de los muros de la cárcel, ¡ya nos gustaría poder hacerlo desde dentro!, pero la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía no suele estar bien vista o no es bien recibida en ninguna de prisión andaluzas, al menos en este último periodo. El contacto con las personas presas lo realizamos a través de cartas, de los familiares o a través de los abogados voluntarios cuando realizan los trámites y visitas. ¿Crees en la reinserción de las personas que han cometido algún delito? Creo en la reinserción y en las nuevas oportunidades, pero también soy consciente de que el sistema actual no está bien diseñado para ello. Para ejercer este trabajo tienes que estar totalmente libre de prejuicios hacia este colectivo, de lo contrario el trabajo no sería posible, ya que la interactuación entre ambas partes es fundamental y estrictamente necesaria. Háblame de tus planes de futuro.  ¿Te ves realizando tu voluntariado en unos años? Todo dependerá de las circunstancias personales por las que atraviese en el futuro, pero por ahora me siento satisfecha y sobre todo con ganas de más. El voluntariado me ha hecho ser mejor persona y eso es gracias al trabajo que realizo, a los usuarios y a la dedicación de mis compañeros de los que aprendo cada día. Dentro de la Apdha he encontrado amigos y una segunda familia que adoro.

  • 1