sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Recursos Humanos reclama a Hacienda 14 millones para pagar horas extra

El pago de productividad a Policía y Bomberos en pleno proceso de recortes genera un pulso en el seno del gobierno con alegaciones incluidas a los presupuestos municipales

el 29 jun 2010 / 18:20 h.

TAGS:

En pleno proceso de recortes y de restricción del gasto de personal, el Gobierno local se ha sumido en un pulso interno que enfrenta de momento al área de Recursos Humanos y a la delegación de Hacienda. El motivo son los gastos de productividad, uno de los grandes lastres presupuestarios del Ayuntamiento que engloba las horas extra y la compra de descansos, especialmente en Policía y Bomberos, para compensar la falta de personal y los problemas de organización de estos servicios. Este dinero puede llegar a alcanzar los 16 millones de euros al año, pero no tiene una partida fija. Se usan restos de distintas delegaciones o gastos no utilizados para poder afrontar este desembolso. Este año, en plena crisis y con un plan de saneamiento encima de la mesa, el interventor ha puesto pegas a este sistema y el resultado ha sido un enfrentamiento en el seno del Gobierno. La Delegación de Recursos Humanos ha presentado alegaciones a los presupuestos para pedir 9,7 millones más en productividad, y Hacienda pretende rechazar esta iniciativa y recortar drásticamente esta partida.


En estos momentos, los presupuestos municipales, que se encuentran aún en fase de aprobación, recogen numerosas partidas  que suman unos cuatro millones de euros en productividad. Pero en esta ocasión, al contrario que en ejercicios anteriores, esa debía ser la cifra definitiva, sin modificaciones posteriores para hacer frente a gastos que se pueden prever desde el inicio del año. La presión de los sindicatos, especialmente los de Policía y Bomberos, llevó al delegado de Recursos Humanos, Alfonso Mir, a anunciar una alegación a sus propios presupuestos, que ya está presentada, según confirmaron desde Hacienda. Pide 9,7 millones de euros más, de forma que se gasten en horas extra y compra de descansos, unos 14 millones de euros en pleno año de recortes. La medida tiene una justificación clara: los planes de productividad son imprescindibles para mantener el actual nivel de servicios de Policía y Bomberos especialmente en Semana Santa, Feria y Navidad, ante la falta de plantilla. Recortarlos implica, además de un conflicto laboral, una merma de estas prestaciones.


Pero la postura de la Delegación de Hacienda es firme, según subrayan desde este área: en 2010 debe reducirse la productividad. La Delegación que dirige Nieves Hernández considera esencial este recorte en el marco del plan de ahorro del Gobierno local y, de hecho, es uno de los objetivos para ahorrar en las cuatro empresas municipales.
Paradójicamente en este punto tiene el respaldo de una parte de los sindicatos. “Es escandaloso que se pida más productividad para cubrir las carencias de la plantilla. Con este dinero se podrían crear más de 400 puestos de trabajo fijos y cubrir las carencias y que la productividad se quede como algo excepcional, no como una norma”, explicaron los secretarios generales de CCOO y UGT, Manuel Gutiérrez y Santiago de los Reyes, respectivamente.


Los dos dirigentes sindicales  reclamaron que estas partidas se destinen a cumplir el acuerdo laboral firmado en 2009 para ampliar la plantilla y censuraron que se recorten los salarios pero no las productividades.

Protestas sindicales

El comité de empresa del Ayuntamiento, liderado por CCOO y UGT, anunció ayer un calendario de movilizaciones con paros, asambleas e incluso una huelga que se prolongará hasta las próximas elecciones municipales. El problema no es sólo el recorte salarial, sino el deterioro de numerosos servicios, los primeros despidos de personal que se encuentra cubriendo bajas, y el incumplimiento del acuerdo laboral que firmó Emilio Carrillo en 2009. Éste implicaba una subida salarial –que no se ha aplicado en pleno año de rebaja salarial – y la creación de 189 puestos de trabajo, ahora paralizada.

 

 

  • 1