miércoles, 24 abril 2019
08:00
, última actualización
Jóvenes al día

Reinventar la ciencia, recomponer el universo

Alrededor de medio millar de estudiantes andaluces toman parte este mes en unos peculiares cursos de inmersión en el mundo de la ciencia. Ya van por la quinta edición.

el 04 jul 2014 / 08:00 h.

Profundizar en un Twitter de uso exclusivamente geológico, conocer las propiedades, vida y milagros de las almejas medicinales o el lenguaje de las células son algunos de los nombres de los proyectos que más de 1.900 jóvenes –de ellos, unos 482 andaluces– de educación secundaria y bachillerato desarrollarán durante una semana de acercamiento a la investigación, en la V edición de los Campus Científicos de Verano. El proyecto docente, que organiza el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y la Obra Social La Caixa, oferta 64 proyectos en torno a disciplinas como física, química o biología y recoge iniciativas relacionadas con astronomía, robótica, ingeniería u oceanografía. Imagen de ediciones anteriores del Campus Científico. / Foto: El Correo Imagen de ediciones anteriores del Campus Científico. / Foto: El Correo Éstos se llevarán a cabo en 16 universidades españolas. Las actividades, que han sido diseñadas por profesores universitarios y docentes de secundaria, buscan que el alumno conozca de primera mano las técnicas de trabajo, el método científico, el análisis o la difusión de datos, para fomentar desde la infancia el estudio de ingenierías y carreras de ciencias. El cultivo de microalgas, la criptografía y los números primos, la química a partir de productos cotidianos o el diseño de puentes son algunas de las actividades que ocuparán a los participantes, que también realizarán salidas y trabajos de campo como visitas a barcos pesqueros, bodegas y laboratorios o prácticas con esqueletos de animales. Más de 8.000 jóvenes de cuarto de la ESO y primero de Bachillerato presentaron una solicitud este año, de los cuales la mayoría provienen de Andalucía, Madrid, Valencia y Castilla León. Según han explicado los organizadores, este campus ofrece a jóvenes interesados por la ciencia la oportunidad de participar en proyectos científicos y tecnológicos durante siete días. En la rutina diaria de los estudiantes, tendrán salidas y harán trabajos de campo, como visitas a barcos de pescadores, visitas a bodegas o almazaras, prácticas con esqueletos de animales, talleres, cultivo de células en laboratorios, experimentos con instrumentos científicos, análisis de alimentos o visitas a instalaciones científicas. Los 1.920 jóvenes participantes están distribuidos en cuatro turnos de siete días de duración cada uno, entre el 29 de junio y el 26 de julio. La mitad de las plazas, 960, son para estudiantes de 4º de la ESO, y la otra mitad para chicos de 1º de Bachillerato. En la edición de este año se recibieron 8.695 solicitudes de jóvenes interesados en participar, de los que 1.920 han logrado una plaza. La mayoría de los participantes son de Andalucía (482), seguidos por los de la Comunidad de Madrid (263), la Comunidad Valenciana (252), Castilla y León (136), Murcia (118), Castilla-La Mancha (114) y Extremadura (109). La Universidad Carlos III ha sido esta semana el escenario escogido para la inauguración, que ha presidido la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, acompañada del director del Área de Ciencia y Medio Ambiente de la Fundación La Caixa, Enric Banda; el director general de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Jorge Sáinz; el director general de la Fecyt, José Ignacio Fernández Vera; y el rector de la Universidad Carlos III de Madrid, Daniel Peña. En el acto de inauguración también ha participado José Santiago García, matemático de la Universidad de Murcia y tercer clasificado en España del concurso de monólogos científicos Famelab, quien contó un monólogo sobre el teorema de Fermat, acercando de esta manera la ciencia de un modo ameno a los jóvenes. Además, han intervenido David García, participante de la edición de Campus Científicos 2012 y que ahora estudia en esa universidad, y Gemma Lafuente, que estudia Medicina en la Universidad Complutense de Madrid, quienes relataron su experiencia en el campus y cómo han continuado su vocación científica desde entonces. Es el caso también de Elena Carmona, que el próximo curso abordará su tercer año en la Facultad de Física de la Hispalense. Hace dos se enroló en el Campus Científico y, cuanto menos, podemos asegurar tras conversar con ella que lo que menos echó de menos aquel verano fue la playa. «Estuve trabajando en Valladolid en un proyecto sobre un peculiar acelerador de partículas que podría haber tenido aplicaciones muy a nivel de usuario», cuenta. Lamentablemente, la aventura se puso en marcha, pero luego no hubo euros para que de aquel embrión surgiera algo tangible. «Sin embargo, y pese a que la satisfacción no fue completa, lo que aprendí en poco más de dos semanas fue bastante más, en un sentido práctico, de todas las horas de universidad que traía encima», dice. Similar parecer el suyo al de Joaquín Gamero, natural de Carmona, y que el pasado año estuvo en Murcia teorizando sobre diversas cuestiones matemáticas, su pasión desde que tiene uso de razón. Sí, desde que tiene uso de razón. «Siempre fui un niño diferente, y hace unos años, cuando acudí al cine a ver La habitación de Fermat tuve claro que lo mío tenía que ser vivir entre problemas matemáticos». Suena árido, pero cuando lo explica con tanto entusiasmo ya no lo parece tanto. Seguramente habrá que inventar pronto un Campus de Letras, pero hasta que eso ocurre –y las humanidades se recompongan en un escenario que parece mirarlas de lado– este Científico es un buen lugar donde refugiarse del estío. Al menos durante unos días. Si la oportunidad te ha pasado por el lado y no te has dado cuenta, estaos atentos. El año que viene habrá más y aún mejores.

  • 1