lunes, 19 noviembre 2018
05:17
, última actualización
Local

Rizando el rizo

el 07 oct 2011 / 17:08 h.

TAGS:

La Compañía The Imperial ice Star, en su empeño por buscar una mayor cercanía y complicidad con el espectador, se ha distinguido por llevar el patinaje artístico sobre hielo a los escenarios teatrales con propuestas como ésta, capaces de derretir el hielo con uno de los ballets más románticos de todos los tiempos.

Y es que, a pesar de girar en torno a un cuento de hadas, El lago de los cisnes es una obra en la que se vuelcan toda la carga pasional del romanticismo. En ese sentido, ya desde su composición musical está concebido como un espectaculo grandioso que tiende a lo sublime, algo que, sin duda, se cumple con este montaje.

Lejos de representar una simple pista de hielo, el espacio escénico nos regala una escenario tan cautivador como impresionante. Para ello, Eamon D'Aroy ha construido una escenografía que reproduce con todo lujo de detalles el ambiente que determina la historia, una atmósfera de cuento decimonónico potenciada por la iluminación de Gavan Swift que se funde, con un sinfín de matices, con la música de Tchaikovsky, esa bendita música que, ya de por sí, es capaz de transmitirnos toda una gama de emociones y sentimientos.

El patinaje artístico por sí mismo es una actividad impactante que consigue desatar con facilidad la emoción de la sorpresa en el espectador. Sin embargo, en este montaje la danza no se queda en absoluto en segundo plano. La coreografía lleva a cabo una acertada labor de adaptación, aunque la puesta en escena adolece de una excesiva teatralidad que, por otra parte, resulta un tanto gratuita ya que, aunque el relato sea fiel al cuento, no acaba de definir bien la historia. No obstante, los personajes principales están bien definidos, sobre todo en la setunda parte, en la que el romanticismo de la historia se potencia con un gran número de piruetas y giros imposibles con las que los intérpretes completan la coreografía y nos demuestran en elevado grado de dominio técnico y expresivo. Lástima que, por la limitación del espacio, los movimientos resulten algo bruscos en algunos momentos, aunque en las escenas finales dicha limitación supuso un reto superado con creces.

  • 1