lunes, 22 abril 2019
03:45
, última actualización
Deportes

Rubén Castro, cumpleaños sin el regalo de conocer su futuro

El Granada es el último equipo ligado al delantero canario, que este viernes cumplió 33 años y aún está pendiente de hablar con Julio Velázquez y ver si el Betis mejora su propuesta.

el 27 jun 2014 / 23:05 h.

Rubén Castro, en el derbi europeo de la pasada temporada / Ramón Navarro Rubén Castro, en el derbi europeo de la pasada temporada / Ramón Navarro Rubén Castro nació en Las Palmas el 27 de junio de 1981, así que ayer cumplió 33 años. Lo hizo sin saber al cien por cien qué camiseta se pondrá la próxima temporada. Por contrato debe ser la del Betis, con el que tiene un año más de vínculo después de la renovación que firmaron las dos partes en mayo de 2012, pero un descenso a Segunda y una rebaja salarial muy pronunciada convierten esa certeza en incertidumbre y a día de hoy no está claro que Julio Velázquez vaya a contar con el mejor goleador de los últimos tiempos en Heliópolis. El futuro de Rubén Castro pasa por varios flancos. Uno de ellos es la conversación que tendrá con el técnico en cuanto comience la pretemporada, dentro de poco más de dos semanas. El salmantino de nacimiento, vallisoletano de adopción, quiere ganarse al canario y los precedentes en este sentido son favorables para él, ya que su especialidad es crear muy buena sintonía con sus futbolistas. Así ocurrió en el Murcia y de hecho consta como una de las claves que llevaron al modesto equipo pimentonero (el segundo presupuesto más bajo de la categoría) a pelear por el ascenso. Y lo consiguió a pesar de sus estrictas medidas disciplinarias. Rubén Castro, en todo caso, es un futbolista especial, y no sólo por su innata habilidad para ganar la batalla a los porteros enemigos. También tiene un carácter peculiar y necesita que la sintonía con el entrenador sea máxima. Se demostró para bien con Pepe Mel, tanto en el Rayo Vallecano como en el Betis, y se confirmó para mal con Juan Carlos Garrido. La continuidad del atacante verdiblanco también pasa por lo fuerte que pujen por él los distintos equipos de Primera División que han pensado en sus goles para mejorar sus respectivos ataques. Antes de que concluyese la temporada del descenso ya había sonado para el Villarreal y el Málaga y ahora se incorpora otra escuadra andaluza, el Granada de Joaquín Caparrós. El club de Los Cármenes quiere reforzar su vanguardia y se ha planteado como objetivos a Rubén y Miku, el venezolano que tantos goles marcó cuando jugó en el Getafe. Los factores que determinan el futuro de Rubén Castro son muchos y no hay que olvidar el más importante. Con 33 años ya cumplidos, se enfrenta al último gran contrato de su carrera profesional. Por eso mira con lupa lo que le ofrece el Betis, a cuyo favor juega un solo dato: él está bien en Sevilla, a pesar de todo lo que lo ha rodeado en los últimos meses. Este fue su último mensaje, de mayo:«Soy jugador del Betis y mi primera opción es el Betis».

  • 1