sábado, 15 diciembre 2018
17:20
, última actualización
Deportes

Se ha ido Miki, nace la leyenda del '26'

el 25 jun 2012 / 10:52 h.

-->-->-->

Se ha ido Miki a engrosar las filas del equipo del cielo, donde bajo la batuta de Manolo Preciado se está formando un grupo de ensueño, junto con Antonio Puerta de estilete por la banda izquierda y Dani Jarque poniendo orden atrás como últimas adquisiciones estelares. Con lo poco que se mueve el patio en tiempo de crisis, hay que ver la que está liando San Pedro, rompiendo el mercado con sus 'fichajes'.

Cuando un joven en la plenitud de su vida nos deja no hay palabras de consuelo para sus padres y familiares, aunque reconforta ver cómo la gente se moviliza -béticos y sevillistas hermanados otra vez por el dolor-, de manera espontánea, montando improvisados altares junto a las paredes del Villamarín o inundando las redes sociales de mensajes de solidaridad de todas las gentes del fútbol.

Miki iba para futbolista caro, un central con hechuras y buena visión de juego que ya estaba despertando el interés de los grandes después de irrumpir con fuerza en el Betis y haber sido reclamado para la selección sub 21. Fue uno de los puntales del equipo comandando por Pepe Mel que 2011 lograría el ascenso a Primera división y, pese a su juventud, ya había tenido ocasión de debutar en la Liga de Campeones, donde Rafa Benítez lo hizo jugar unos minutos en 2006 en sustitución de Xabi Alonso con el Liverpool, a donde se marchó con 17 años a buscarse la vida.

Un 15 de enero de 2011, Miki cerraba el marcador ante el Alcorcón anotando el 3-0, su segundo y último gol con el Betis, un resultado que asentaba al equipo de Mel en el liderato de Segunda división y ponía a Miki en el escaparate y la agenda de los más avispados ojeadores. En el Betis temían no poder retenerlo mucho tiempo por su enorme proyección, pero apenas un par de meses después se conoció la noticia de su terrible enfermedad, frente a la que ha luchado con todas sus fuerzas en una batalla despiadada en la que tenía todas las de perder, como ahora sí reconocen los médicos, que off the record siempre fruncían el ceño al comentar en privado su gravísima enfermedad.

Acababa contrato dentro de cinco días, el 30 de junio de 2012 pero el equipo del cielo no ha querido esperar a su renovación y se lo ha llevado por las bravas, sin negociar traspaso alguno ni cláusula de rescisión. Miki nos deja y se lleva consigo esa camiseta con el dorsal 26 que será eternamente suyo, como lo son esas miradas al cielo y esos cánticos que cada vez que un partido del Betis atraviesa el minuto 26 atruenan en su memoria, la de un futbolista joven y humilde pero, por encima de todo, una persona de bien.  Miki se ha ido, con nosotros se queda la leyenda del '26'.

 

En Twitter @pepelias17

  • 1